fbpx Saltar al contenido principal

«Aquístoy porque he venío»

En mi anterior post escribía sobre la innovadora idea de cambiar las etiquetas de los botellines de agua que tuvieron los organizadores del 38 Congreso del PSOE que se celebró en Sevilla. Hay algunos detalles que no me  pasaron inadvertidos y de los que tomé nota. Como siempre, me preocupé poco por el qué decían y sí que observé y releí muchas fotografías. Yo a lo mío que son las formas y el porqué de las formas.

Pues verás yo vi a Rblcb vestido como siempre; con su cara de siempre; sus modales de siempre e imagino que utilizaría su discurso de siempre. Apareció con su corbata de rayas de siempre, vestido «a la vieja usanza» de siempre, conservador representante de la vieja guardia del PSOE de siempre.

Rubalcaba al más puro estilo de la tradición política española: con su corbata.
Rubalcaba al más puro estilo de la tradición política española: con su corbata.

Y como siempre, las maneras y modos de Rblcb resultaron ser mucho más convincentes, creíbles y eficientes que los de Carme, que con un discurso leído y muy poco entrenado – se la veía artificial en extremo-  no logró convencer(se). Rubalcaba sabe utilizar su gesto y la paralingüística como nadie, además de saber dotar a sus intervenciones de un estilo docente.

En lo que se refiere al gesto, te dejo dos fotografías de la edición impresa del diario El País del domingo pasado. Juzga por ti mismo. Mientras que uno «nos lleva en el corazón» la otra «nos advierte» del peligro (de la continuidad??)…..

Rubalcaba y la emoción como herramienta de comunicación

Tengo que reconocer que la ex ministra estuvo sonriente como nunca, dejándose ver, querer y abrazar por unos y otros. Nunca la vi antes sonreír con más ganas y derrochar tanta simpatía como hasta ahora. Sin duda intentó realizar el gran esfuerzo por ser & parecer cercana a los que le hubieran podido abrir la puerta del despacho de la Secretaría General del PSOE. Tenía que contentar a todos y adaptar su imagen a la mayoría. Así es que muchos observadores no se extrañaron de que, de la noche a la mañana, Carmen Chacón tuviese abuelos andaluces, hermanos aragoneses, padres vascos, sobrinos extremeños, cuñados castellanos, amigos baleares, primos canarios y tíos murcianos. Carme se convirtió en ciudadana de España. Ella no era ni de aquí ni de allá, sino del más allá. Algunos le atribuyen la frase «Mi casa es España y mi familia los españoles». Era cuestión de imagen, supongo yo.

Con todo muy medido, vivimos una transformación de Carme Chacón (CarmeN para la parte de la familia andaluza, Carmentxu para los Vascos, Carmencica para los maños, Carmela para los andaluces…. ) que, de estar radiante cual novia que se acerca al altar, pasa a estar primero cariacontecida y después indignada por el abandono de los novios con los que iba a afrontar y mejorar el futuro de su partido.

conocer gente ceuta
Carme Chacón, rojo PSOE, saluda a los medios….

Carmen Chacón apareció con su chaqueta roja-PSOE que hacía juego con su underwearbasiccamisetablanca y su sonrisa aprendida de fundas dentales perfectas. Hizo su entrada con su pollera colorá afirmando con su gesto  «ja sóc aquí» o «aquístoy  porque he venío»  según conviniera.

Mucha ingeniería de imagen diseñada por Barroso, su esposo, que en esta ocasión no dió el resultado esperado. Puro diseño imposible de superar por la MBMFW(*). Juan de Sevilla, mi  amigo, dice que se ha copiado de Emilio Botín y que la van a fichar en la Fórmula Uno los de Ferrari. Yo no me lo creo.

(*) «Mersede Ven madri fachion güik». Traducción cortesía de mi amigo Juan de Sevilla.

© Juan de Dios Orozco López

Recibe las entradas del blog en tu email

Introduce tu email para recibir semanalmente en tu correo electrónico los artículos nuevo publicados en el blog.

También te puede interesar...

2 comentarios

  • Ana Belén Cerezo Aparicio
    12/02/2012 a las 13:43

    ¡Enhorabuena, Juan de Dios! ¡Qué gracia para hacer ver las formas y su significado! A mí también me estaba recordando a Botín…

  • Juan de Dios Orozco López
    12/02/2012 a las 13:57

    Gracias Ana Belén. No creas que no me cuesta trabajo -y alguna crítica de los ortodoxos del protocolo- desdramatizar.
    Saludos.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será pública.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.