fbpx Saltar al contenido principal

Interculturalidad y soft diplomacy (y II)

Conocer a los otros. Ahí reside el secreto del éxito en cualquier tipo de relación. En unas culturas, el acercamiento personal es imprescindible para llevar a término y con éxito procesos de negociación en el ámbito diplomático o empresarial. En otras culturas la relación personal no es tan importante, pero en cualquier caso, la conexión inicial exige la ejecución de un saludo, la expresión verbal del mismo y la elaboración de un gesto facial que indica el gusto o disgusto por el encuentro que se produce.

Mi modesta experiencia me llevó hace años a redactar un decálogo para el éxito en las conexiones con personas de otras culturas. Seguro que tú que me lees puedes añadir algunos más. Ahí va los míos.

No toques. Los latinos somos muy tocones pero otras culturas evitan el contacto personal. Sirva de ejemplo la obligación de no dar la mano a una mujer musulmana o, por el contrario, la costumbre de darse la mano mientras caminan los hombres.

2º Sonríe. Con moderación, claro está. Risa y sonrisa son gestos muy diferentes y, aunque la sonrisa es un gesto que universalmente es admitido como positivo, el exceso de tiempo sonriendo o no hacerlo puede ser contraproducente para crear climas favorables entre personas.

Sonríe. La sonrisa es un gesto universalmente admitido como válido.

3º No invadas espacios ajenos. Acercarnos mucho a determinadas personas, cuando no mantenemos con ellas una relación de amistad o más íntima, puede resultar grosero. Alejarnos, es reprochable en otras culturas.

No ofrezcas la mano para el saludo si no te la tienden. Observa y espera a que tu anfitrión te indique con su gesto qué puedes hacer.En algunas culturas no se saludan estrechando las manos sino haciendo una pequeña inclinación de cabeza o con un determinado gesto como el namasté.

5º Pon en práctica tus buenos modales. Aprende costumbres culturales, infórmate de los gustos de quienes van a negociar contigo. Busca la forma de ser educado conforme a la cultura de los otros. Ellos lo apreciarán.

6º Cuida tus temas de conversación. A priori, ni religión ni política ni cualquier otro tema que pueda resultar subjetivo o que afecte a las emociones. Por ejemplo para un forofo del Real Madrid es contraproducente afirmar que el mejor equipo del mundo es el Barcelona.

7º Se agradecido. La misión del anfitrión es crear un ambiente que favorezca la relación. La del invitado es adaptarse a lo determinado por el anfitrión y agradecerle todo lo ofrecido….aunque no todo sea perfecto.

8º Ponte en el lugar del otro. Ponte sus zapatos. Hay muchas verdades y ninguna es absoluta. Trata de adaptarte a su perspectiva. Seguro que comprenderás muchas más cosas y llegarás a empatizar con el.

9º Piensa antes de hablar. Somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. No te conviertas en un vulgar «bocachanclas».

Pertenecer a la cadena difusora de rumores no te distingue sino todo lo contrario.

10º Se respuetuoso. Ni tú ni la cultura de la que procedes es mejor que cualquier otra en el mundo. Eres diferente. No te creas nunca en posición de superioridad. Meterás la pata.

© Juan de Dios Orozco López

Recibe las entradas del blog en tu email

Introduce tu email para recibir semanalmente en tu correo electrónico los artículos nuevo publicados en el blog.

También te puede interesar...

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será pública.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.