fbpx Saltar al contenido principal

Las normas de protocolo de G. Washington que Trump nunca puso en práctica.

«No es extraño que todos lo honren a él que honró a todos» Así describía el biógrafo de George Washington al que fue el primer presidente de los Estados Unidos de Norteamérica. Washington puede ser considerado, también, el más carismático de todos los presidentes y fue proclamado como «primero en la guerra, primero en la paz y primero en el corazón de sus compatriotas» De ambas afirmaciones podemos inferir que un adecuado equilibrio entre razón y emoción conforman el liderazgo de este dirigente.

Washington fue un Presidente que supo utilizar el protocolo. Consciente de su valor para ganar voluntades y conocedor de las normas de etiqueta y cortesía de la época, supo adaptarse a todas y cada una de las complejas y diferentes situaciones a las que se enfrentó. Aunque con algunas luces y sombras en su modo de actuar, demostró un equilibrio emocional y un savoir faire reservado solo a los grandes hombres y a los más aventajados en el arte de la diplomacia.

Su actitud, sin duda, estuvo influenciada por la educación que recibió de los jesuitas franceses y de cuyo adiestramiento ha trascendido las «George Washington’s Rules of Civility & Decent Behavior» que han seguido, con mayor o menor acierto, la mayoría de los Presidentes de EEUU.

Para que puedas establecer una comparativa entre las formas de EL PRESIDENTE (Washington) y un presidente (Trump) te dejo algunas de esas normas que puso en práctica aquel y que ha despreciado el más barriobajero, engreído y descerebrado de los inquilinos que han habitado La Casa Blanca.

«Cualquier acción pública debe ser presidida por el respeto (a los presentes)»

«….. no hables cuando debes callar, no sigas caminando cuando otros se detienen»

«En el juego y en el fuego, es de buena educación ceder el lugar al último que llega y no tener la intención de hablar más alto de lo normal»

«…..presenta tu opinión con modestia»

«No te comportes como un pavo real....»

«….admite la razón para gobernar«

Pero me equivoqué. Donald Trump va a cumplir uno de los mandatos de conducta decente de Washington que reza :

«No vayas allá donde no sabes si serás bienvenido»

….y no irá a la toma de posesión de su sucesor. Pero eso no es de buena educación sino una cobardía y una bajeza que de por sí califica el mandato de Trump. Otra de las actitudes impropias de un Presidente.

© Juan de Dios Orozco López

Recibe las entradas del blog en tu email

Introduce tu email para recibir semanalmente en tu correo electrónico los artículos nuevo publicados en el blog.

También te puede interesar...

2 comentarios

  • Dara
    17/01/2021 a las 21:28

    Es mejor que caer en errores de nuestra imperfección. Es decir, que te muestres tal y como eres. La naturalidad suscita admiración y/o rechazo. De éste último, nos coacciona moral y éticamente, a invocar las normas de calidad de vida, saber estar y respetar orden social. Es muy interesante la exposición de pensamientos. Esto nos enseña que no tod@s tenemos capacidad para aceptar dicotomía entre lo formal (disposiciones) y lo subjetivo (sujetos). Buen artículo

  • 18/01/2021 a las 08:08

    Muchas gracias por el comentario.
    JDD Orozco.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será pública.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.