fbpx Saltar al contenido principal

Otro fallo de protocolo…sin importancia.

Quienes lo ignoran, sienten que el protocolo no sirve para nada. Pues si no sirve para nada que venga Dios -y tu también- y lo vea. La foto de más abajo se ha comentado mucho en los últimos días. No ha sido noticia por el hecho de que se produzca una importante reunión. Ha tenido notoriedad porque el protocolo no se ha cuidado.

Me repito y no voy a decir nada que no se haya dicho ya. Después de la visita del presidente a Marruecos he oído de todo. Con algunos pareceres estoy de acuerdo, con otros no. ¿Que la bandera de España no estuviera bien colocada no tiene mayor importancia? ¿Que la colocaran bocabajo carece de interés? ¿Que no debemos preocuparnos por minucias como esta? ¿Que lo importante es la reunión del rey y el presidente? Pues es cierto, pero yo creo que el problema se reduce a que el supuesto éxito de la reunión queda difuminado por la falta de pericia de unos y el desprecio de otros. «Los unos» son los asesores de protocolo que tiene el presidente. «Los otros» son los responsables marroquíes de protocolo que debieron dar la responsabilidad de colocar la Bandera de España a la señora de la limpieza.

Imagino que la señora de la limpieza, auxiliada por el fontanero y el chófer de servicio colocaron la Bandera de España. Cabe suponer que los expertos en protocolo del Gobierno de España tenían muchas y más altas responsabilidades. La foto es del Palacio de La Moncloa.

Mi reflexión es esta:

La bandera, cualquier bandera, la de cualquier nación, debería disponerse siempre de acuerdo con:

  • La legalidad que regula su presencia.
  • Perfecta y en el lugar que le corresponda.
  • Dispuesta con solemnidad y honor.

Si no se cumplen con esos tres parámetros, la bandera se convierte en un mero elemento decorativo -en el mejor de los casos- o en un trapo comprado en el todo a cien.

Por lo anterior creo que quienes dispusieron, mandaron disponer o permitieron la colocación de la bandera de esa manera tan grosera, despreciaron a España y fueron negligentes en el desempeño de sus funciones. Por un lado, los marroquíes han colocado la Bandera de España como una parte del mobiliario. Por el otro, los expertos asesores de protocolo del presidente han dado prueba de su falta de pericia y nulo mérito y capacidad para asesorar al presidente.

Quienes trabajan en protocolo en las más altas instancias del Estado deberían, cuando no están a la altura, dimitir por su incapacidad y dejar que otros con más pericia, amor propio y verdadero afán de servicio hagan con normalidad lo que ellos no alcanzan siquiera a imaginar.

El resultado de lo anterior es una imagen de absoluto ridículo por no haber exigido, antes que el presidente se sentara a la mesa del rey de Marruecos, que todo, absolutamente todo, se adecuara a los intereses comunicacionales de las partes. Lástima que, en lugar de hablar de los logros y los acuerdos alcanzados por las dos naciones, se hable de la decoración. Una pena que la Bandera de España solo sirva para llenar huecos.

Para la próxima ocasión, estoy formando un grupo de oración a la Virgen de Lourdes, a Nuestra Señora de Fátima, al Señor de la Salud y de las Aguas de Antequera y a la Virgen de la Macarena de Sevilla para que ante la falta de pericia de los españoles y la soberbia de los africanos, la luz de la sabiduría ilumine el camino de quienes tienen en sus manos el protocolo en España.

Mi amigo Juan de Sevilla me ha comentado: «Güandedió hamén. Llo lla mehestoi poztulando como hazezor de protocolo de la monkloa». Yo le he dado mi bendición porque sé que no desentonará en ese equipo.

Suerte Juan…y que Dios Nuestro Señor, por la intercesión de Nuestra Señora de las Angustias, sea misericordioso y nos pille confesados.

© Juan de Dios Orozco López

Recibe las entradas del blog en tu email

Introduce tu email para recibir semanalmente en tu correo electrónico los artículos nuevo publicados en el blog.

También te puede interesar...

4 comentarios

  • Roberto Martinez
    09/04/2022 a las 18:38

    Juan de Orozco..estoy de acuerdo con la solemnidad, y la pulcritud que deben guardarse con respecto al acto protocolario, y a sus preparativos. No creo que echarle la culpa a la mujer de la limpieza sea un comentario acertado. La responsabilidad final, es de los asesores de protocolo, independientemente haya o no sido la mujer de la limpieza, que por otro lado creo que todo ha sido bien premeditado. Quien no conozca al sátrapa y sus intenciones (aún no han acabado) es pecar de ingenuidad. Ya sabemos todos, lo que significa poner una bandera al revés. «Esta plaza ha sido tomada», y dada las circunstancias, y las relaciones actuales de España y Marruecos, así lo demuestran una vez más. Cum Fraude ha ido a la cena más feminista de su vida, con la cabeza gacha importándole una m….lo de la bandera. Eso es de fachas. Antonio Sánchez está a otras cosas.

  • 09/04/2022 a las 19:01

    Lo de la señora de la limpieza es una ironía. Naturalmente, la mención se hace de manera respetuosa para acentuar la despreocupación por la Bandera de España. También menciono al fontanero y al conductor de servicio. Por cierto, que no escribo de política sino de protocolo, imagen y comunicación. Por último, el presidente del Gobierno de España es Pedro Sánchez.
    Saludos.
    JDD Orozco.

  • María Ángeles Sánchez Rodríguez
    09/04/2022 a las 19:35

    Brillante artículo, Juan de Dios.

  • 09/04/2022 a las 20:55

    Gracias Mariángeles.
    Saludos cordiales.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será pública.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.