Saldremos adelante.

Estoy fácilmente satisfecho con lo mejor.

Corren tiempos difíciles pero la humanidad se sobrepone a cualquier dificultad. Volveremos, sin duda, a atender a nuestros huéspedes y a nuestros clientes. Y lo haremos como siempre, con gusto por el detalle y una actitud personal de hacer que los demás se sientan cómodos. Así somos quienes nos dedicamos al mundo del protocolo. Por eso me gustaría recordarte algunas de las cualidades y actitudes personales que siempre están presentes en  quien desarrolla su actividad profesional en el mundo del protocolo y la hospitalidad: Cuando todos pierden el control, tú mantienes la calma. Vas impecable. Tu presencia habla de ti, de la forma en la que ejecutas tu trabajo y de la actitud personal de servicio hacia los demás. Diriges tu equipo con la solidez de una roca y la flexibilidad del bambú. Te adaptas a las circunstancias y no permites que el ánimo decaiga. Premias en público y reprendes en […]

Seguir leyendo

Nueve letanías para valientes y una para cobardes.

Que tengamos fortaleza para mantener el aliento de quien tiene verdaderos problemas. Que nuestras ideas y acciones sean positivas para aumentar la esperanza de los que la van perdiendo. Que mantengamos la serenidad porque sin ella el pánico se adueñará de todos. Que honremos a los que se entregan por el bien común, porque sin ellos estamos perdidos. Que dibujemos sonrisas aunque lo que veamos y sintamos produzca una honda pena. Que recordando el pasado, vivamos con solidaridad el presente para disfrutar plenamente del futuro. Que afrontemos nuestras obligaciones con resolución,  determinación y firmeza tal y como ya lo hicieron muchos de los grandes hombres que nos precedieron. Que dejemos el ruido de cacerolas para dar paso al estruendo del aplauso.  Que desafiemos la pandemia con valentía, de acuerdo con el papel que nos toque reprensentar: o en el frente conteniendo y atacando al enemigo, o en la retaguardia cuidando a quienes […]

Seguir leyendo

Diez mandamientos para ganar reputación.

He oído muchas veces en boca de otros tantos profesionales la manida frase «Que se hable de mi, aunque se hable mal». Este ejercicio -poco acertado desde mi punto de vista- es el que practican algunos con parca dignidad personal y mucha menos eficacia profesional. Quienes hacen suya esa máxima son muy conscientes de que ante su escasez de recursos profesionales, no hay otra forma de despertar interés si no por el morbo que provoca ser vocinglero, extravagante y excéntrico en el plano profesional y un chabacano y vulgar individuo en lo que afecta a lo personal. El equilibrio en esas circunstancias es muy inestable aunque circunstancialmente sea rentable. Quien actúa de esta manera puede disfrutar del éxito momentáneo que siempre será impulsado por otros de su misma condición, desesperados ante el éxito del que disfrutan quienes sí tienen una meta en el horizonte y nunca se aferran al  corto plazo. […]

Seguir leyendo

Machista no, soy E-DU-CA-DO.

Usted primero

He tenido que dar explicaciones. Me enseñaron desde pequeño que había que ayudar a quien lo necesitaba, ceder el asiento a los ancianos, levantarse de la mesa si se acercaba un mayor o franquear el paso a quienes debiera respeto. Nada tenía que ver el género en esto de ser educado. Esta mañana me ha ocurrido que, dejando pasar por una puerta en primer lugar a una señora -de menor edad que yo, con menos responsabilidad de la que tengo yo y, quizá también, con menos educación que yo- me ha preguntado por mi gesto, enarcando las cejas y frunciendo el ceño. Se lo he explicado: «Porque soy una persona educada. Así me lo enseñaron mis padres». Con una media sonrisa me ha contestado: eso es machismo. Siempre he recomendado a quienes han asistido a mis charlas y conferencias que cuando cabe la duda de que un gesto pueda ser […]

Seguir leyendo

Etiqueta, elegancia y moda.

Ha sido en el Museo Thyssen Bornemisza. Una experiencia única que yo creía haber superado cuando, en las mismas salas temporales, asistí a la exposición de Hubert de Givency en la que, como ya sabes, ofrecí una conferencia sobre Moda y Códigos de Etiqueta.  Ha sido emocinante, ilustrativa si tomas una audio guía, y entretenida. Un lujo para la vista que hasta el más profano en la materia puede apreciar con las explicaciones y la relación que Eloy de la Pera -su comisario-  establece entre algunos de los más importantes pintores españoles y las creaciones de Cristobal Balenciaga, «el diseñador de moda más admirado e influyente de todos los tiempos».  Descubrir colores, formas y fuentes de inspiración del modisto español ha venido a reforzar en mi la idea de que determinadas creaciones de tan importante diseñador no responden al concepto efímero y tradicional de la moda. Más bien sus creaciones […]

Seguir leyendo

La policía exigirá ser educado (o protocolario).

Quien diga que ser educado no está de moda, no sabe ni por dónde le da el aire. Es más, ahora se nos pide ser educado -como si en otros tiempos no hubiera sido así-  en el transporte público, en los establecimientos, en las reuniones de negocios y en nuestra vida social con una sola finalidad: que todos nos sintamos cómodos. La verdad, como reza el aforismo español, «Nunca es tarde si la dicha es buena». Durante muchos años en España -me atrevo a decir que en muchos países de Europa- se ha apartado, despreciado y criticado todo lo relacionado con las buenas maneras que nuestros padres nos enseñaban y exigían. Como en cualquier otra cultura del mundo, aquí se premiaba al niño que cedía el interior de la acera a la persona mayor; se aplaudía al caballero que entregaba el asiento a una señora o se agradecía, con el aplauso […]

Seguir leyendo

Macri y el protocolo en su visita de estado a España.

Acabo de leerlo en el diario argentino la nación en el que se escribe sobre el protocolo -referido a la indumentaria y otras normas de cortesía- que regirá los actos con los que SS.MM Los Reyes de España han honrado al presidente de mi muy querida Argentina. Me piden en las redes sociales que de mi opinión porque el artículo, aunque cargado de verdades, necesita aclarar algunos detalles. Tengo la inmensa suerte y el verdadero honor de haber servido en la Casa de S.M El Rey y mi opinión, creo yo, puede ayudar a comprender y a ampliar lo ya explicitado en el artículo. Confieso que lo escrito me ha gustado y debo destacar una frase que hago mía: «…los códigos de ceremonial adquieren un valor semántico de relevancia: cumplirlos o transgredirlos será una declaración de principios«. Por eso, el presidente argentino y su esposa, con su indumentaria, contribuirán a facilitar las […]

Seguir leyendo

Sharapova: «Mea culpa» y puesta en escena.

Lo decía Mehrabian. Casi el 60% del valor de un mensaje está en la carga no verbal del emisor. Y es verdad, los seres humanos no dejamos de ser animales. Animales racionales pero, al fin y al cabo, animales. Y los animales no hablan. Su comunicación se basa en gestos y ruidos que son las componentes principales de la Comunicación No Verbal. No hace falta hablar para que otros entiendan.  Quede claro que el proceso de observación no es voluntario en sociedades avanzadas sino inducido. Vemos incluso lo que no queremos; vemos lo que no nos interesa e incluso vemos lo que despreciamos. Vemos, observamos y tomamos decisiones. Esto es un hecho. Quien entiende lo anterior y es capaz de utilizarlo en su vida pública, se convierte en un gran comunicador que puede influir en los que lo observan. Algunos políticos y sus asesores saben mucho de lo anterior. Hay mensajes […]

Seguir leyendo

Llo zoy poco protocolario. ¿Tú qué shampús hutilisaz?

Lo he oído muchas veces de boca de autoridades: «Yo no soy protocolario» Esto es lo que me dijo un Subdelegado del Gobierno en un acto que yo dirigía. En otra ocasión, con tono burlesco, el Presidente de una Comunidad Autónoma -que conocía mis abiertas críticas a su Jefe de Protocolo por su falta de pericia y escaso conocimiento-, en otro acto que yo dirigía, me espetó: «¡Hombre, cuánto protocolo!», a lo que le contesté con mucha educación: «Presidente es mi obligación cuidar de su imagen en esta casa y hacer las cosas bien» No me contestó y, de hecho, volvió loco a mi «señorito», reventando todos los movimientos que estaban previamente diseñados y acordados con su Gabinete. Me las hizo pasar «canutas» y me dejó bien claro, con sus escasas formas protocolarias, que mis críticas a su Jefe de Protocolo las debía pagar. Aún así, no logró que el acto resultara deslucido. […]

Seguir leyendo

Ser elegante.

Lo he leído esta semana en un titular atribuido a Givenchy que afirmaba «Ya no hay elegancia……» Se refería a la elegancia exterior pero yo quiero referirme a la interior. La exterior, la que me hace girar la cabeza cuando observo a una señora caminar de manera natural, sin aditamentos ni especiales ropas o complementos, es el fruto de la distinción interior, de la sencillez de la conducta personal y del espíritu personal honesto. Y eso se nota. Siendo hombre, me permitirás que me refiera hoy a la mujer aunque esto de la elegancia no entiende de géneros. Quien pretende ser elegante por medio de la indumentaria, solo logra convertirse en servil fantoche de la moda pasajera. Lo decía Coco Chanel: «La moda pasa pero el estilo permanece» Por eso la elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación […]

Seguir leyendo