Ser elegante.

Lo he leído esta semana en un titular atribuido a Givenchy que afirmaba «Ya no hay elegancia……» Se refería a la elegancia exterior pero yo quiero referirme a la interior. La exterior, la que me hace girar la cabeza cuando observo a una señora caminar de manera natural, sin aditamentos ni especiales ropas o complementos, es el fruto de la distinción interior, de la sencillez de la conducta personal y del espíritu personal honesto. Y eso se nota. Siendo hombre, me permitirás que me refiera hoy a la mujer aunque esto de la elegancia no entiende de géneros. Quien pretende ser elegante por medio de la indumentaria, solo logra convertirse en servil fantoche de la moda pasajera. Lo decía Coco Chanel: «La moda pasa pero el estilo permanece» Por eso la elegancia es como un cóctel, resultado de la suma de ingredientes como la discreción, la naturalidad, el sentido de la estética, la moderación […]

Seguir leyendo

La elegancia no es cuestión de corbatas.

Antes de comenzar, quiero pedir disculpas por no haber asistido a mi cita semanal con vosotros de la semana pasada. Mucho trabajo, muchos proyectos y muy poco tiempo. Ya os iré informando… Si piensas que voy a hablar de chaqués, trajes de noche, pamelas o taconeo, mejor dejas de leer este post. Ya sabes que considero muy importantes las formas y las formalidades. Para muchos, esto de los códigos -sea cual fuere la actividad codificada- no es materia de su desinterés. El «corsé» que imponen las normas es algo que no va con ellos. Con los demás puede, pero con ellos no. Están convencidos, por ejemplo, que vestir de etiqueta o de manera formal responde a exigencias de otras antiguas y remotas épocas. Ellos son más de chanclas, bermudas y camisetas de tirantes con palmeras y girasoles, que es mucho más moderno, proporciona libertad de movimientos y no atenta contra […]

Seguir leyendo

Una imagen pública llena de pelos.

Mi amigo Luís Díaz Meco llamaba mi atención sobre  las fotografías en las que Ana Botella, alcaldesa de Madrid, aparece de madrugada supervisando las labores de limpieza con las que finaliza la huelga. La presencia de la Alcaldesa no solo no está fuera de lugar sino que es casi obligatoria por cuanto con ella se pone de manifiesto que una responsable institucional siempre está en primera linea de lo que acontece. Es su obligación estar «a las duras y a las maduras» Nada que reprochar -por mucho que algunos afirmen lo contrario- a la actitud de Ana Botella y al hecho de presentarse de madrugada para supervisar con su presencia las labores «del desescombro» madrileño. Como siempre nos enfrentamos a los problemas de fondo – resueltos, al parecer, satisfactoriamente- y a la forma con que se acometen dichos problemas que hacen incoherente la intención comunicativa de dar por finalizados los […]

Seguir leyendo

¿El mejor protocolo?: El que no existe.

Lo leí el otro día. Lo afirmaba la actriz y cantante norteamericana Lea DeLaria: «First learn the rules. Then break them» Es muy cierto que para romper las reglas, en primer lugar, hay que conocerlas. De lo contrario, ni siquiera tendrás la certeza de si realmente estás rompiendo con algo. La realidad hace que el desconocimiento de lo que se debe o puede hacer en un momento determinado, te impida tener conciencia plena del alcance de tus actos. Solo conociendo cómo actuar sabrás hasta qué punto rompes reglas y si esa ruptura tendrá consecuencias agradables y alineadas con tus intereses o, por el contrario, te acarreará problemas. A veces, muy especialmente en ambientes socialmente exigentes, romper las reglas de comportamiento tienen consecuencias positivas porque con ello se desactiva la rigidez de las formas y los modos, creando ambientes distendidos. Si nos referimos al protocolo en su acepción de convención social, […]

Seguir leyendo

Fotogenia y estrategia de imagen pública.

A menudo leemos y oímos cómo personalidades de diferentes ámbitos, con sus «gestos», movilizan voluntades consiguiendo enviar grandes paquetes de información sin llegar a decir palabra. Hacer que una fotografía o secuencia de fotogramas emitan el mensaje deseado es extremadamente difícil y su interpretación puede verse afectada por múltiples factores entre los que se podría destacar -si nos referimos a personas con altas responsabilidades- el auto control del fotografiado, el marco en el que se desarrolla la acción o la actividad informativa entorno a un determinado tema. Cuando alguien, a  través de la fotografía, es capaz de enviar la información deseada en el momento oportuno decimos de él que es fotogénico. Este es el caso de Obama. Verbalizar una idea en público -frente a medios de comunicación o personas de destacada importancia- puede resultar improcedente hasta el punto que mostrar acuerdo o desacuerdo puede traer desagradables consecuencias. Por eso muchos de los políticos y altas personalidades de dimensión […]

Seguir leyendo

Deconstruyendo la imagen pública de Rafael Nadal.

Muchos son los llamados a la gloria y muy pocos los elegidos. Siempre he sostenido que los genios siempre tienen un punto de soberbia y altivez porque, siendo conscientes de su unicidad, no permiten que sus logros o afirmaciones sean puestos en entredicho por otros supuestamente menos capaces. Parecería lógico, entonces, que la altivez fuera una de las características diferenciadoras para poder presumir de genialidad. Dicho esto, es cierto que la opinión pública disculpa cualquier actitud de envanecimiento siempre que el éxito del que lo practica lo justifique. Un caso flagrante es el del que fuera entrenador del R. Madrid, cuyo bagaje profesional le permitía afirmar sobre su persona estupideces tales como «No soy el mejor del mundo, pero creo que no hay nadie mejor que yo» Hay otras formas más distinguidas de alcanzar la genialidad y de eso sabe mucho Rafael Nadal. Entre los componentes de la imagen pública de un genio podríamos incluir […]

Seguir leyendo

El político pijo de Parla y los caballos de Sibaris.

No estoy de humor porque me encuentro en casa un poco fastidiado. Bueno, un poco no. Un mucho. Tendría que estar de regreso de A Coruña donde debía haber ofrecido unas charlas sobre imagen pública pero no ha podido ser. Desde aquí pido disculpas a los que me esperaban. Mi amigo Juan Quesada, con más de cuarenta campañas electorales a las espaldas en España y en Latinoamérica, lo ha hecho muy bien y sé que los participantes han quedado muy contentos. A ellos va dirigido este artículo. Como todas las semanas, escribo mi post en domingo. No tengo tiempo durante la semana. El caso es que para escribir necesito, además de leer, ver. Así que entre mis recortes de periódicos que he leído esta semana  merece la pena destacar la fotografía  que he visto de Tomás Gómez. Confieso que se me había pasado por alto, pero mi amigo Juan de Sevilla me ha hecho […]

Seguir leyendo

Comportarse o no….he ahí la diferencia

A veces, las frases consideradas dignas de ser grabadas a fuego aparecen con tal naturalidad que parecieran cotidianas. Claro está que no todos los mortales somos capaces de extractar, cual perfume, la esencia de las ideas. Aún disponiendo de conocimiento y experiencia sobre una determinada materia, es difícil realizar aseveraciones que por su contenido y brevedad sean capaces de perdurar o provocar la reflexión. Hay personas -genios- que tienen la virtud, la sabiduría y el conocimiento para emitir frases lapidarias. D. Felio Vilarrubias forma parte de ese reducidísimo número de personas cuyas afirmaciones, para el caso del protocolo, se convierten en axioma de manera inmediata. Viene al caso lo anterior porque hace unas semanas, en la celebración del XX Aniversario de la fundación de la Asociación Española de Protocolo, tuve la suerte de oírle afirmar: «El protocolo es consustancial a la condición humana». Una frase que destaqué, de entre su magistral discurso, en twitter y que me hizo reflexionar sobre la necesidad […]

Seguir leyendo

A propósito de la indumentaria y el protocolo.

Hay muchas formas de insultar sin decir palabra alguna. Un gesto puede provocar indignación, malestar, incomodidad y tantos otros sentimientos en quien sea o se sienta destinatario del mensaje. Lo he escrito aquí multitud de veces y lo he dicho en decenas de lugares, en vivo y en directo. Hasta aquí no hay nada de particular. Pero esta semana he encontrado un ejemplo casi paradigmático de lo anterior, de cómo provocar malestar. En la siguiente galería de fotografías puedes comparar los gestos y la indumentaria que de forma singular utiliza este necio* actor ganador de un Oscar. Las imágenes dan fe de su «saber ser&estar» con unos y otros, según convenga. Pincha sobre una y podrás ver todo la galería y los comentarios. Para recibir un premio de manos de S.M. La Reina en una ceremonia en la que se exige etiqueta, este individuo se presenta como si de una […]

Seguir leyendo

La imagen Real

Desde hace varios meses, hasta el más profano en comunicación e imagen ha podido observar que la Casa de S.M El Rey está llevando a cabo una campaña con la intención de hacer frente a la negativa percepción que la opinión publica tiene de la Corona. Algunos reprochan que desde los órganos de apoyo y asesoramiento del Rey se esté llevando a cabo esa campaña. Sin embargo, creo legítimo y muy oportuno que se ejecuten acciones que contrarresten y sobrepasen las campañas iniciadas que pretenden menoscabar y desprestigiar al Rey y a la monarquía parlamentaria como sistema de gobierno. Si derecho tienen aquellos a criticar, derecho tienen los asesores del Rey a utilizar las mismas armas para contrarrestar el envite. A pesar de ello, sí hay reproches que hacer. Habría que recriminar a los que participan en los procesos de toma de decisiones en las cercanías de S.M El Rey […]

Seguir leyendo