Protocolo con intención.

He venido sosteniendo -y creo que lo seguiré haciendo- que el protocolo existe solo cuando no se nota. Lo escribí hace tiempo: «Cuando el protocolo se nota, ya no es protocolo» Si un profano, después de asistir a un encuentro del tipo que sea, afirma «aquí hay mucho protocolo», es que el protocolo no ha existido. El protocolo moderno se adapta al terreno, es discreto, flexible e integrador y no necesita hacerse presente para existir. Quien está acostumbrado a asumir lo anterior tiene muchísimo éxito en cualquier parte del mundo. Por eso creo que cuando nos acercamos a culturas diferentes a la nuestra con afán conciliador, debemos intentar adaptarnos a su forma de ser, estar y actuar buscando no poner obstáculos en una relación que, a priori, puede ser beneficiosa para ambas partes. Lo que no entiendo es cómo, en muchas ocasiones, nos acercamos a personas que no nos interesan, […]

Seguir leyendo

Primero los monaguillos, después el cura.

Así me contesta una y otra vez el capellán. Yo quiero cederle el paso, dejar que el vaya por delante de mi, permitirle que atraviese la puerta en primer lugar y sistemáticamente me dice: «Primero los monaguillos, después el cura» y con esas palabras me dice implícitamente: «Si quieres ser cortés y educado conmigo, deja que pase en último lugar». Tiene su lógica porque la modestia de quien está al servicio de los demás obliga a ocupar lugares discretos y modestos.  Así lo entendía yo hasta que recordé una situación similar ocurrida con altísimos dirigentes mundiales que describo con un vídeo a continuación. Se trata de una reunión entre el presidente Clinton, Yasser Arafat y Ehud Barak -entonces Primer Ministro israelí- en la que debían atravesar una puerta. El primero que la sobrepasa sin titubear es el Presidente Clinton quien, de acuerdo con la cultura occidental, entiende que traspasar la puerta […]

Seguir leyendo

¿Quién contrata a un mayordomo?

A diario debo explicar qué es y qué hace un mayordomo en el s.XXI. Debo explicarlo incluso a quienes quieren contratar a uno.  Desde mi modesto punto de vista, existen tres tipos de personas a las que un mayordomo puede atender. A saber: Personas históricamente ricas (pero ya no lo son). Solo quieren mantener un mayordomo como símbolo de un estatus social del que años atrás disfrutaron y en el que hoy no pueden sostenerse. Quieren a personas sumisas, las pagan mal -cuando las pagan- y su trato es despótico. De distinguen porque son ellas las que te llaman directamente y te dicen, como fórmula magistral, cuáles son sus apellidos y dónde viven. Lo hacen para que sepas que son de la alta burguesía, aristocracia o nobleza (venida a menos) y que viven en lugares solo reservados a los poderosos (y en los que ellos sobreviven a duras penas). Les […]

Seguir leyendo

Mamarracha y populista.

Cuando en una situación social no sabes qué hacer ni cómo actuar pero eres consciente de ello, lo admites, e intentas salir airoso de esa incómoda situación con la discreción por bandera, te conviertes en una persona elegante porque evitas llamar la atención. Ello no disminuye tu ignorancia pero, al menos, te sitúa ante los demás como alguien natural, sencillo y honesto. Por el contrario, cuando buscas excusas burdas e increíbles por tu falta de puntualidad -por ejemplo- a una invitación,  además de mal educado, te conviertes en soberbio porque te arrogas el papel de anfitrión que no te corresponde. En relación con la mala educación de los políticos,  mi amigo Juan de Sevilla me ha enviado un texto, relacionada con el «populismo y el oportunismo» de la vicepresidenta del Gobierno Balear, que yo he aseado para hacerlo comprensible además de obviar alguna palabra excesivamente dura. Juan no ha visto el resultado […]

Seguir leyendo

La puntualidad y el valor del tiempo.

Hacer algo sin retraso. Casi todo el mundo lo entiende así pero yo añado más: ser puntual significa ejecutar una acción en el momento exacto. Ni antes, ni después. La puntualidad y el valor del tiempo están relacionados aunque hasta en la forma de usar el tiempo, las culturas son diferentes. Para alguien del mundo de los negocios en los Estados Unidos de Norteamérica, «el tiempo es oro» y la hora determina no solo el momento en que se debe producir, se atiende a los amigos o hay que comer. Sin embargo, para un afgano la hora del día es absolutamente insignificante. Y es de poco valor porque simple y llanamente un afgano se levantan cuando lo hace el sol, come cuando tienen apetito y tienen tan poco que perder que la actividad personal diaria se limita a sobrevivir y esperar que amanezca el día siguiente. Tanto es así, que […]

Seguir leyendo

Protocolo como herramienta holística de marketing y comunicación.

No te asustes. Lo del titular es solo humor y espero que lo interpretes todo adecuadamente. Este artículo va de Trump, los expertos en protocolo, lo aburrido que es leer sobre asuntos de protocolo en nuestros días, la mala educación y mi amigo Juan de Sevilla. Digamos que he metido todo en una cacerola y estoy removiendo para ver si el resultado es comestible. Tu juzgarás. Colecciono libros antiguos que tratan de protocolo, imagen, etiqueta o usos sociales. Me resulta enriquecedor observar cómo se actuaba hace mas de 100 años y me ayuda comprender muchas de las consecuencias que producen los modos de actuar de políticos y diplomáticos de nuestros días. En la actualidad hay muy pocos libros de protocolo que merezca la pena leer. Todos hablamos de banderas, precedencias y mesas. Ah! y siempre incluimos las maravillosas y bien sonantes palabras de comunicación, marketing y estrategia para intentar -en muchas […]

Seguir leyendo

Protocolo con elefantes en una cacharrería.

Mucho ruido y pocas nueces…..pero la culpa la tenemos nosotros. Algunos pretende crear un tsunami que se lleve por delante el trabajo de muchos años, pero no va a ser así. Aunque quiero creer en la buena voluntad de unos y otros, no dejo de cuestionar y de criticar todo lo que se está haciendo y cociendo alrededor del protocolo en España y, supuestamente, en defensa de los intereses de los profesionales. Lo que a continuación expreso lo hago a título personal, sin olvidar mi responsabilidad como Delegado de la Asociación Española de Protocolo en Castilla La Mancha y en uso de la libertad que me proporciona mi independencia profesional, intelectual y económica. Creo que me hago eco de lo que unos no se atreven a decir por temor a perder su trabajo; otros por «el qué dirán»; otros porque creen que diciendo lo que piensan y hablando claro se crearán […]

Seguir leyendo

Nos hace falta más protocolo.

Esta semana ha dado para hablar y debatir mucho sobre protocolo. A veces los fallos de protocolo son divertidos, pero los tres casos a los que me voy a referir me han producido una gran tristeza porque, conociendo a grandes profesionales de protocolo en Argentina y México, me ha sorprendido lo ocurrido. Ha sido  también una sorpresa por lo inesperado de lo ocurrido y también me ha producido indignación porque, en muchas ocasiones, un fallo de protocolo se traduce en un insulto a una persona o -peor aún- a una nación. Comenzaré por referirme a lo acontecido en Argentina cuando, en un aeropuerto en el que va a tomar tierra el avión que transporta en vuelo oceánico a un Jefe de Estado, resulta que no hay escalera que llegue a la puerta del avión. He oído muchas escusas y leído otros tantos intentos de justificar lo injustificable.  A saber: que […]

Seguir leyendo

Protocolo, ética y estética.

Normalmente los límites impuestos por la ética están muy por encima de los que imponen la estética de los dirigentes. Una de las ramas de la ética – la ética normativa- se dedica a estudiar los estándares de la conducta humana que están relacionados, por cierto, con la actividad personal o profesional que se desarrolla. La ética a que se refiere a la actividad personal tiene unos límites que delimita el propio individuo. Así, uno puede tener unos principios personales flexibles -«Estos son mis principios. Si no le gustan, tengo otros.»- que diría Groucho Marx. Pero si nos referimos a la ética profesional que afecta a una actividad en la que se representa a un grupo, la cosa cambia. Los principios y valores éticamente premiables son los que convienen a la mayoría y los estándares de lo que está bien o mal los delimita y dicta el interés del grupo y […]

Seguir leyendo

La policía exigirá ser educado (o protocolario).

Quien diga que ser educado no está de moda, no sabe ni por dónde le da el aire. Es más, ahora se nos pide ser educado -como si en otros tiempos no hubiera sido así-  en el transporte público, en los establecimientos, en las reuniones de negocios y en nuestra vida social con una sola finalidad: que todos nos sintamos cómodos. La verdad, como reza el aforismo español, «Nunca es tarde si la dicha es buena». Durante muchos años en España -me atrevo a decir que en muchos países de Europa- se ha apartado, despreciado y criticado todo lo relacionado con las buenas maneras que nuestros padres nos enseñaban y exigían. Como en cualquier otra cultura del mundo, aquí se premiaba al niño que cedía el interior de la acera a la persona mayor; se aplaudía al caballero que entregaba el asiento a una señora o se agradecía, con el aplauso […]

Seguir leyendo