Güan se escribe con «ü»

Hablar, aunque sea a distancia, con los amigos siempre es agradable. La cortesía -y sobre todo el aprecio- obliga a devolver las llamadas telefónicas que te hacen unos y otros. Pero, si además de cumplir con las exigencias de educación, la persona con la que intercambias fluidos mentales desborda sensatez y elocuencia, la conversación se torna en verdadero placer. Me refiero a mi última conversación telefónica mantenida con mi amigo Juan de Sevilla. Juan, que sabe del éxito de sus palabras en este blog, comienza a presionarme (ya lo ha hecho otras veces) diciéndome que lo escriba todo, «to lo que te digo, en?

Después de dar un repaso a la situación general de España, nuestra charla ha tocado el tema del Pastor Evangélico que pretende quemar un Corán porque alguien quiere construir una mezquita cerca del lugar donde se produjeron los atentados del 11S.

Me decía Juan: «Ya no ahy ni verguensa ni educancia, Güan. La ente esta loca. Mira, mi arma, unos quieren poné una meskita en un lugar que iso daño no sólo a los yankis sino al orguyo yanki, que es peo toavia. Los otros, mas sumbao quel bos marli fumando los vrotes berdes de Sapatero, no sele ocurre mas que quema un Coran. Esto ya no e lo que era.. Fiate tu dicen que en Sevilla, donde los musurmane iban a construi una mesquita, los del barrio, para evitá  la edificasion han enterrao en el solá un cochino y an publicao el asunto en interné.  Yo coía y le cortaba los güevos al que se saliera der tiesto».

Juan, como siempre, es vehemente y dice siempre lo que piensa. Al contrario, yo siempre – o casi siempre- pienso lo que digo. Cuando le apunto que no puedo publicar sus «fuertes calificativos» y sus radicales razonamientos me contesta: «¡No tiene coones!». Está haciéndome chantaje emocional.

Tras dar un repaso a unos y otros, hemos comentado la expulsión de gitanos que Sarkozy está llevando a cabo en Francia. Juan me decía: «Gúan que siiiiiiiiiiiiii, que esto es una estratagema desas que tu dise que hasen los politicos pa desviá la atensión. Este quiyo no es de lo que ponen un sirco y los leone se convierten en omosesuales, los pallasos le salen con escopeta de cañone recortao y los enanos se les hasen torero.  Este es un espabilao. Pero lo que ha estao orroroso es que los iranies llamen a su mué prostituta, vamos puta. Una cosa e que la mushasha esta güena pa moá pan y otra que er moromusa la insurte de esa forma. Pa mi que la umanidá esta vorviendose loca»

En cierto modo yo le doy la razón a Juan. Se dan circunstancias en el mundo que por absurdas parecen inverosímiles. Yo, sin saber si iba o no al caso, le comenté que para conocer lugares cosmopolitas, con gran variedad de culturas, donde se mezclan y hablan muchos idiomas y el color de la piel no llama la atención, ya no hace falta ir a New York, porque con hacer un viaje en el tren que va de Parla a Madrid es suficiente. Pequeños roces sí que hay pero, de verdad, nada destacable. Se convive perfectamente. Bueno yo he tenido algún asuntillo que le comenté a Juan y ahora a vosotros…………El tren suele ir completo en hora punta desde Parla  y, dos paradas más adelante, en Getafe Centro, subió una señora que me pareció estar embarazadísima. Como no podía ser menos, yo  que me considero un caballero, le indiqué que se sentara en mi lugar a lo que ella me contestó: ¡TU ERES UN CABRON DE MIERDA ¿ME ESTAS LLAMANDO GORDA?!. Me bajé en la siguiente estación para reprimir mis ganas de………… replicarle. Y como no hay una sin dos…………pues, varios meses después, hice exactamente lo mismo ………y me volvió a ocurrir exactamente lo mismo. Desde entonces me prometí llevar un periódico o libro, encerrarme en la lectura y no levantar la vista más que para el caso en el que el revisor me pidiese el billete o se produjese un cataclismo nuclear sincronizado con un tsunami y un terromoto de fuerza 12. Así he actuado durante varios años, abstraido de conversaciones ininteligibles, olores que se pueden mascar, espectáculos visuales dignos de película y otras cosas indignas de reseñar aquí. Y como no hay dos sin tres………..pero en esta ocasión,  utilicé la cabeza antes que el corazón. La vi entrar en Atocha, hacía calor, mucha calor, y ella había corrido para alcanzar el tren. Estaba cansada y no pude reprimir mis ganas de poner en práctica mis dotes de caballero, pero esta vez con cabeza. Rápidamente diseñé una estrategia de acercamiento de caballero español a dama hispana. Me faltaba la capa….. mejor sin capa por aquello del calor.

Bien. A lo nuestro. Del estudio del clima deduje que hacía mucho calor……me lo decía la pantalla del tren, los chorros que bajaban desde mi cabeza y las axilas del jovencito de zapatillas Nike y camiseta Puma que se sentaba a mi lado. En cuanto a las capacidades de la mujer observé que no se recuperaba de su carrera. Yo me encontraba bien, fuerte y seguro del éxito y la lección de caballerosidad que iba a dar a todos los presentes con mi gesto. En primer lugar le preguntaría si estaba embarazada y en segundo lugar le cedería el sitio.

A ello fuí. «¿Señora está usted embarazada?» . La pregunta estaba perfectamente diseñada y respondía en el fondo a todos los requerimientos de una comunicación eficaz. De hecho, si le hubiese llamado señorita estaría calificándola de madre soltera.   Su respuesta fue directa y eficaz: «¿QUE NO SE NOTA COÑO?». Reflexioné de forma instantánea sobre su poco respetuosa contestación y, aún así, me dije que yo no podía quedar a la misma altura que ella y que, por lo tanto, debía pasar a la segunda fase, la de ceder el asiento. Pero ¡ay pobre de mi!, cuando fui a mostrarle el asiento tenía sentado ya a un armario ropero de cinco cuerpos, rubio con los ojos azules y una cara de mala leche que como para decirle algo……………….Por fin,  llegó la solución; se abrieron las puertas y me bajé.

Como conclusión, mi amigo Juan y yo acordamos admitir que ejercer de caballero o señora es profesión dura, muy dura, pero que a veces reporta grandes satisfacciones personales que superan los desengaños. Lo que dice Juan es que lo experimentos se hacen con gaseosa y en casa y que la praxis de la urbanidad se debe poner en práctica sólo en determinados espacios en los que «las formas» sean exigibles.

Por cierto, que mi amigo Juan insiste e insiste en que Güan se escribe con «Ü» porque así lo ha decidio el mismo. Juan, conoce las reglas ortográficas del castellano que le enseñaron en la escuela de D. Mariano, pero él habla y escribe el andalú «a niver de profisiensi» que es, en la  práctica, hablar y escribir como a uno le da la gana, sin molestar a nadie.

Nada que objetar.

Por último, con este post, supero la barrera de los 200. No está mal para poco más de un año de vida del blog.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

3 comentarios

  1. Hacía tiempo que no me reia tanto. Me solidarizo con tu actitud, estimado Juan: yo también confundí a varias «no embarazadas» y tuve que salir corriendo porque no solo me insultó sino que tenía intención de pegarme un «guantazo» Cuando decimos que la educación está pasada de moda……..

  2. Gracias EKINTZA por tus comentarios. La verdad es que reirse de uno mismo es un ejercicio bastante sano.

  3. Este post es muy bueno!!Y tu blog, ya te lo dije en persona, se aprende mucho. Sigue asi, de 200 en 200.

    Un abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.