Protocolo y expresión plástica del poder.

El jueves 21.10.2010, se desarrollaron sucesivamente los actos de promesa ante S.M. El Rey y relevo de los cargos ministeriales del nuevo gobierno de España. Estos actos han plasmado entre otros, a través de la imagen, el efecto de la decisión presidencial así como la importancia en lo que se refiere a precedencias  – el quién va delante de quién- entre los nuevos componentes del Consejo de Ministros.

Jordi Pujol definió el protocolo como la «expresión plástica del poder» axioma que particularmente  – aplicado al mundo de la política-  me parece no sólo acertado sino especialmente adecuado para este caso.

La comunicación que se establece por medio de la imagen va mucho más allá de la mera explicación del acto que se desarrolla y debe responder a estrategias diseñadas previamente,  de modo que usando adecuadamente espacios, tiempos y gestos se traslade al observador una información medida y cuidada hasta en el más mínimo detalle. En muchos casos el observador no es consciente de la cantidad de información que le llega, lo que no quiere decir que esa información, que adicionalmente se une a la información consciente, no surta los efectos deseados por el que la diseña.

El  trabajo de “diseñar imágenes” especialmente evocadoras para alcanzar un objetivo concreto es,   en gran medida, responsabilidad de los jefes de protocolo quienes finalmente son los que distribuyen los elementos –personas o cosas- para que el mensaje prediseñado responda a los criterios previamente establecidos.

Así, de la mera observación de la fotografía de los nuevos componentes del Consejo de Ministros que se celebró ayer en la La Moncloa, caso que se haya diseñado una estrategia y distribuido a los nuevos responsables respondiendo a ella, se puede deducir “quién precede a quién” o, dicho de otro modo, “quién es más importante que quién”. Aunque la norma protocolaria española determina claramente que la precedencia” no implica ni honor ni  jerarquía” sino mera ordenación, queda suficientemente claro que los ministros más cercanos al Presidente del Gobierno son más importantes que los que se encuentran más lejanos. El lugar ocupado, por lo tanto, o la distancia al que podríamos considerar como anfitrión – el presidente Zapatero- determina la importancia de los que aparecen en la foto. Nada es aleatorio ni ha surgido por generación espontánea.

Los nuevos ministros en el Gobierno de Zapatero
Los nuevos ministros en el Gobierno de Zapatero

En cuanto a los elementos decorativos esenciales que caben ser destacados en el momento de relevo, está la cartera negra. No de cualquier color, negra….y con las letras en color oro. No es el momento, pero los colores influyen decisivamente en las percepciones y en la información que se traslada al observador. Parecería una nimiedad pero ¿por qué no se entrega una cartera blanca en el relevo del Ministerio de Sanidad, cuando el blanco es el color que identifica a la actividad sanitaria?. ¿Por qué no una cartera verde para la cartera de medioambiente?. Para encontrar la respuesta deberíamos profundizar en las formas en que color y actividad profesional se relacionan desde una perspectiva netamente cultural.

Relevo de "la Cartera de Trabajo"
Relevo de "la Cartera de Trabajo"

En cuanto al elemento cartera, dado que lo que se traslada es el “poder” y la responsabilidad ¿qué mejor artefacto que una cartera donde se entiende se contienen los documentos que ficticia y oficialmente han debido refrendar con su firma los nuevos responsables?.

El factor tiempo también se declara definitivo para explicitar el mensaje diseñado. De acuerdo con ello, si observamos las fotografías del acto de relevo podremos ver que no se han producido de forma simultánea sino sucesiva. Así, el Presidente del Senado, aparece en varias fotografías como representante del poder legislativo, lo que nos hace pensar que también la distribución temporal de los actos responde a criterios de precedencia por cuanto unos relevan antes que otros y, para este caso, los primeros en relevar podrían considerarse como más importantes que los últimos.

Finalmente, cabe destacar el gesto y la información que éste traslada al que observa. Los gestos también se pueden diseñar y aprender . Para este caso traigo la portada del diario ABC en el que se observa cómo el presidente Zapatero, en un intento de manifestar su cercanía, invade el espacio íntimo de Leire Pajín a lo que ella contesta echándose para atrás procurando el distanciamiento físico, que no ideológico, creo yo. A veces, «el de protocolo» enseña y asesora sobre el gesto y cómo éste refuerza o supera en valor comunicacional al verbo.

Zapatero y Pajín
Zapatero y Pajín

Todo lo anterior vendría a corroborar la definición de Pujol en relación con el protocolo y, desde mi modesta perspectiva, refuerza mi tesis en la que me permito afirmar que un buen responsables de protocolo es, además de  un estratega,  un elemento indispensable  en los equipos de comunicación y  marketing político.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.