A la naturalidad por la actuación.

Estamos de acuerdo, para comunicar eficazmente es necesario ser natural…………o, al menos,  parecer natural.  Ayer sábado escuchaba, en un programa de Radio Nacional de España, a Manuel Campo Vidal  -periodista y experto en comunicación- afirmar que se ha de ser natural y no sobreactuar.

El problema está en que hay muchas personas que, siendo naturales, son unos completos desastres como oradores, como dinamizadores de reuniones, como socializadores, como directivos, como personas…….. Ellos no han sido adiestrados para tener éxito en determinadas facetas de su vida profesional o personal.  Podrían tener unas grandes cualidades personales pero el desconocimiento del  «cómo» les impide ponerlas en valor.

En el otro extremo están los que sobreactúan. Estos podrían ser los que no saben llegar a un equilibrio coherente entre las técnicas adquiridas y su puesta en escena. A ellos «se les ve el plumero». Saben hacerlo, pero no pueden porque no tienen esas cualidades personales que posibilitarían una actuación correcta.

En la mitad del recorrido -donde siempre se encuentra el equilibrio (naturalidad -ACTUACION-sobreactuación)- está el que PARECE NATURAL PORQUE SABE ACTUAR. De acuerdo con lo anterior me parece que la NATURALIDAD no es más que el fruto del ENTRENAMIENTO que, finalmente, es interiorizado con tanta fuerza por el sujeto, que provoca en los que lo observan una imagen de NATURALIDAD. Creo que la naturalidad es una HABILIDAD QUE SE PUEDE ADQUIRIR. Me parece que no se puede llegar a ser natural sin que previamente se haya sido actor.

Me parece que la NATURALIDAD es inconsciente; la ACTUACION es consciente y el paso previo a la NATURALIDAD mientras que la SOBREACTUACION es un «quiero y no puedo» propio de algunos soberbios.

Aquellos que viven en mayor o menor medida de su imagen están actuando tan sutil y efectivamente que parecen naturales y, por lo tanto, la imagen que proyectan es agradable y eficiente. ¿De qué modo, si no, podría ofrecer un lider  una sonrisa teniendo 40º de temperatura? ¿Cómo un político puede transmitir frescura y simpatía cuando lleva tres días sin dormir?

¿Cómo se puede transmitir ideas, cualesquiera que estas sean, cuando tu estado de ánimo – por ejemplo-  es el contrario al que intentas difundir? La respuesta es una y sola una: con entrenamiento y adoptando un  rol de actor. A menudo afirmo en mis charlas (algunos os reís y con ello corroboráis mis tesis): «Tu imagen corre un gran peligro. Tanto es así, que se puede ver atacada y perjudicada en cualquier espacio en el que te encuentres. Los únicos sitios blindados en los que estarás a salvo son el baño de tu casa – si cierras la puerta- y el despacho donde trabajas – si llaman antes de entrar-. En todos los demás sitios ACTUA COMO TE HE ENSEÑADO PARA PARECER NATURAL».

Y es que, nos guste o no, NO BASTA SER un buen profesional o una buena persona. ES NECESARIO PARECER.

¿Tú qué opinas?

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Totalmente de acuerdo Juan. Magnífica disertación. Solamente añadiría, aunque se que lo indicarás en tus charlas, que para saber actuar entre tempestades y como que no pasa nada es necesario una gran dosis de autocontrol emocional.
    Enhorabuena por tu artículo.

  2. Enhorabuena, Juan. Estoy muy de acuerdo con Josefina Escudero: tienes que tener un gran control emocional para aparentar naturalidad frente a las tempestades. Admito que me encantaría ser la Fria y Distante Reina de las Nieves en ese tipo de situaciones, que todos sorteamos tantas veces en nuestras vidas.

  3. Tú especialmente, amiga EKINTZA, sabes lo que es hacer de tripas corazón. Un afectuoso saludo.

  4. aii no me pareze eztoi buzkando el metodo de lee strabery y no lo enkuentroo ii zalen otras koxazzzzz!!! q mql

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.