Protocolo «a ras del suelo»

Me lo decía el otro día un colega en uno de sus comentarios a un artículo de este blog: «(….) Un post muy ilustrativo y enriquecedor. Comparado con el trabajo que conlleva organizar una visita así, lo que hacemos los que trabajamos en ayuntamientos pequeños es un juego de aficionados. Gracias de nuevo y Feliz Año»

Me permitirás que reproduzca aquí, también, mi respuesta:  «Gracias por tu comentario Alonso. Quiero que sepas que en muchas ocasiones el protocolo que se hace » a ras del suelo» es más protocolo que el que se hace «en las alturas».
Un abrazo.
JDD Orozco»

Su comentario y el mío, junto con el post puedes leerlos aquí.

Quería profundizar en esta idea -equivocada, creo yo- de que el protocolo que se lleva a cabo en un Ayuntamiento, una mediana empresa o cualquier otra institución menor es menos complicado y, sobre todo, menos importante que el que se hace , por ejemplo, en la Jefatura del Estado o Presidencia del Gobierno.

Desde aquí solo quiero reivindicar el importantísimo papel que en pequeños ayuntamientos y en empresas llevan a cabo los responsables de protocolo. A veces, muchas creo yo, además del protocolo se dedican a la comunicación, la jefatura de gabinete y otras tareas consideradas afines y desde aquí me gustaría felicitarles y animarles a que no cejen en el empeño. Quienes piensen que el protocolo que se hace «a ras del suelo» es menos valioso o carente de rigor y profesionalidad que el que se hace junto a las altas instancias del estado, está radicalmente equivocado.

Todos sabemos que para asumir altas responsabilidades en materia de protocolo, como las que desempeña un Jefe de Protocolo o cualquier técnico que trabaje al lado de un Jefe de Estado o Presidente del gobierno, resultaría muy recomendable «tener un pasado protocolario» que es justo lo que en muchos casos los asesores no tienen. El ejercicio de la función protocolaria, además, no debe ser elitista como algunos pretenden. El colmo es defender que solo unos pocos «clasistas de cuna» y «apesebrados de apellido» puedan desarrollar funciones como Jefes de Protocolo.

Son muchas las empresas que entienden que sus directivos, para serlo con eficacia, deben disponer de la experiencia que se obtiene solo habiendo trabajado en los puestos más modestos. Por poner un ejemplo, en el gigante Mercadona, hasta los médicos tienen que pasar por un período como reponedor o cajero en una de las tiendas del grupo empresarial.

Reivindico desde aquí el importante papel que desarrollan los que trabajan a la sombra de su «señorito» desarrollando y mejorando el protocolo e impulsando la imagen pública de pequeños ayuntamientos y empresas modestas. Les animo a que continúen con su esfuerzo y, finalmente, les significo que deben olvidarse y despojarse de cualquier tipo de complejo.

Para hacer protocolo, nada mejor que conocer y experimentar cómo se hace » a ras del suelo». Tenemos que aprender mucho de los PEQUEÑOS.

¿Tienes otra idea? Cuéntanosla.

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Estimado Juan,

    Muchas gracias por este post. Eres un gran referente en la materia, y leer estas palabras de alguien como tú supone mucho más que dar ánimo y hacer un reconocimiento al día a día de los que trabajamos «a ras del suelo».

    Me consta que somos muchos los que intentamos mejorar y aprender con cada acto. No sé si el «pasado protocolario» que poco a poco vamos acumulando nos llevará algún día a otras esferas, pues no siempre eso depende de uno/a, pero de cualquier forma, es muy alentador que gente como tú nos ofrezca consejos y nos enseñe cosas que de otro modo no podríamos aprender.

    Gracias por tu visión crítica de las cosas, por enseñarme a ver detalles a través de tus ojos, e incluso en más de una ocasión, por hacer que me sonroje pensando «ni de coña habría caído yo en eso». Sinceramente, tu blog es digno de todo respeto y más didáctico y útil que mucha literatura «del género» que he acumulado a lo largo de los años.

    Espero poder tener el privilegio de seguir leyéndote y aprender contigo muchas más cosas. Mientras tanto, tienes todo mi afecto y admiración.

    Un abrazo,

    Alonso Santiago

  2. Apreciado Alonso gracias por tus cariñosas palabras con las que has conseguido ruborizarme. Créeme si te digo, sin falsa modestia, que todo lo que escribo lo es con una finalidad docente y divulgativa. Sigo pensando que tengo que aprender mucho, bajar del Olimpo al que algunas veces me encumbráis y mirar desde abajo a los que con honestidad y tesón honráis nuestra profesión. En este sentido, en muchas ocasiones, os observo más como alumno que como profesor. Gracias de nuevo por tus comentarios y por tu aportación sincera.
    Un afectuoso saludo.
    JDD Orozco

  3. Admirado Juan De Dios: Yo no hablo ni se expresarme tan bien como Alonso Santiago, pero me ha encantado como describe tu trabajo, que además de enseñarnos, haces que nos fijemos en los «detalles invisibles» gracias a esas fotografías tan ilustrativas y tan bien escogidas…..y también, me rio mucho con tu fina ironia y la de «´Gúan de Sevilla»……Muchas gracias de verdad, nunca me canso de aprender ni de tomar nota de todo lo que dices. Un abrazo muy grande.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.