Yo acuso.

Algunos políticos desprecian el protocolo por pura ignorancia, otros por sus terribles complejos y otros tantos -por imposición de los primeros- lo utilizan como otra de las armas para alcanzar el poder. No sé de dónde he sacado la frase que sentencia: «La cultura es algo más que erudición, es algo que se vincula con el civismo, con el comportamiento ordenado y responsable dentro de la comunidad» Así que una titulación académica puede proporcionarte conocimiento pero no te hace culto y esto es precisamente lo que le ocurre a algunos políticos. No tienen ni idea de lo que es «protocolo» Los incultos e indocumentados lo desprecian para desterrar lo antiguo y “azin zer maz modelnos y hartualez”; los que tienen complejos lo dejan de lado porque “entorpece su cercanía con la sociedad” y los más cobardes lo arrinconan, porque si no se doblegan a las órdenes de los ignorantes ya citados, nunca conseguirán “el poderío” Estos son los hechos y la pura verdad. No tenemos cultura protocolaria. Eso es lo que está pasando. O al menos esa es la sensación que yo tengo.

El resultado de lo anterior es una gran falta de civismo. Ya, ni los que debieran cumplir ejemplarmente los deberes de ciudadanía y hacerlos cumplir, respetan las leyes, ni las normas de convivencia, ni las tradiciones ni las costumbres. Muchos son los responsables políticos que no representan a todos los ciudadanos sino solo a una parte minoritaria, vocinglera, brabucona, barriobajera y boca-chanclas que premia con responsabilidades y un sueldo del erario público a quienes se hacen una fotografía orinando en la calle o a los que, desnudándose, provocan e insultan a otros que, sin hacer mal a nadie, rezan en una capilla.

Este particular sistema meritocrático también coloca en puestos estratégicos -y muy bien remunerados- a quien quebranta y se burla de la ley, quitando banderas, escondiendo símbolos nacionales legales o asistiendo solo a la parte de los actos que conviene a sus particulares intereses mediáticos. Eso sí, lo que hacen, lo hacen rodeados de luces y fotógrafos -muchos fotógrafos- para que los medios de comunicación se hagan eco de que todo está cambiando…….y además lo hacen sin corbata, que es mucho más moderno….ja! ja! Hago un pequeño inciso para recordar los tiempos en los que para hacer cosas importantes se vestía de etiqueta. Al paso que vamos, tampoco tendrán significado el honor, la constancia, la lealtad, la contribución a la sociedad, el heroísmo, el trabajo, el esfuerzo, el respeto por la ley, la honestidad y tantos otros valores.

Algunos mentecatos sin cultura, sin capacidad, sin responsabilidad y sin el más mínimo mérito y razón pretenden convertir en banales importantes actos oficiales que han trascendido durante siglos, despreciando lo que otros con más facultades, lucidez y sabiduría consiguieron engrandecer y la mayoría de la sociedad ha querido mantener. No están cambiando las cosas, lo que están haciendo es liquidar nuestro estilo de vida, nuestra cultura, las tradiciones y nuestros valores y han comenzado por cargarse el protocolo porque nosotros -los que defendemos la presencia del protocolo en las instituciones-  siempre tuvimos claro que lo nuestro es, entre otras responsabilidades, colocar todas las banderas, destacar los símbolos, hacer trascendentes e importantes los actos en los que las autoridades representan a todos los ciudadanos, cumplir la ley, mantener las tradiciones y cuidar de la imagen de nuestras instituciones y sus más altos representantes.

Sin embargo, nosotros tenemos también parte de culpa. Estamos “desorientados” por pura conveniencia. Acomodados en nuestra poltrona, no levantamos la voz no sea que se nos oiga. Somos tan cobardes que nos estamos ahogando conscientemente en nuestro propio vómito…protestamos en la intimidad, pero no hacemos nada públicamente.

Ya me aburre esto de que el protocolo es una herramienta de comunicación, de marketing, de generación de percepciones positivas……y tantas zarandajas, buenismo y paños calientes. Así no vamos a ningún lado. Creo que hay que dar un puñetazo en la mesa y reaccionar.

¡Protocolo es cultura, coño ya!

Yo acuso, ¿y tú?

© Juan de Dios Orozco López

También te puede interesar.....

20 comentarios

  1. Estimado Juan de Dios, muy acertado su artículo. Lamentablemente los políticos se olvidan de esto y «hacen lo que quieren». Yo he ofrecido mi trabajo al señor intendente de nuestra ciudad como Diplomado Universitario en Ceremonial y Protocolo para ayudar en todos los actos oficiales y me respondió «el ceremonial y el protocolo no me dan votos, para que los quiero, que siga todo como está si la gente no entiende nada de esto». No hay más nada que decir. Un abrazo desde Argentina.

  2. Estimado Víctor:
    Escoge a otro político -su contrincante, a ser posible- y ayúdale a ganar las elecciones. Critica públicamente todas las fotografías y vídeos en los que aparezca mal por no atender a la razón protocolaria. Ya veremos si otra vez sigue despreciando al protocolo.
    Un saludo cordial
    JDD Orozco.

  3. Querido y estimado amigo.
    YO ACUSO también a toda esta pandilla de «sin calificativo » que pretenden ser respetados pero que olvidan que ellos también DEBEN respetar a los demás.
    Un fuerte abrazo

  4. Perfecto, Juan de Dios, lo suscribo totalmente. Personalmente considero que desde las instituciones se están planteando las situaciones que describes y otras muchas que conocemos, como nuevos referentes, lo cual me parece muy preocupante junto con la perdida de imagen de las instituciones ante los ciudadanos y ante Europa.

  5. Querida Pilar, lo que estamos viviendo no es más que el resultado de la ignorancia, la falta de pericia o la combinación explosiva de ambas cosas. De la tres posibilidades me temo que la probalbe sea la última en cuyo caso….mejor no pensarlo.
    Gracias por el comentario y afectuosos saludos.
    JDD Orozco.

  6. Voy a dar mi optica desde la labor que me toca desempeñar mi querido amigo Juan de Dios Orozco.Hay instituciones que buscan y no escatiman para lucirse en sus eventos. Eso requiere organizacion.Precisa de Protocolo. Pero no le contratemos a Fulano o Sultano que esta libre porque solo es cuestion de atender y ubicar a la gente en un evento. Ahora bien en la contratacion de un Maestro de Ceremonias. Sugieren contratar una figura mediatica para oficiar de Maestro y ahi es donde se improvisa, puede un periodista, una modelo conducir un evento y por milagros puede salir bien. Hay honrosas excepciones. Es lo mismo que el profesional Maestro quiera hacer un reportaje o una entrevista. Zapatero a tus zapatos.

  7. Querido Fermín. Estoy de acuerdo contigo hasta el punto que en más de una ocasión, cuando he estado asesorando sobre importantes convenciones de granes empresas internacionales, he desaconsejado la contratación de personalidades del mundo de la farándula, modelos o presentadoras famosas de TV. La razón es, además de la que tu expones, es que siempre restan la atención del anfitrión y pretenden ser el centro de atención. Un profesional del ceremonial nunca captará más atención que la estrictamente necesaria para hacer bien su trabajo. En este sentido reconozco en tu persona a una de las mejores y ceremoniosas voces que he oído en el mundo y aun excelente maestro de ceremonias.
    Te envío un fuerte abrazo desde España y te agradezco el comentario.
    JDD Orozco.

  8. Estimado Juan de Dios, apoyo completamente lo que denuncia en su escrito. Es deprimente contemplar como desde las instituciones que nos representan a todos los ciudadanos nos faltan al respeto a los propios ciudadanos con sus malas formas disfrazadas de modernidad. Eso no es ser modernos, ni mucho menos. Siento vergüenza ajena cuando los veo actuar en nombre de la institución en la que, por desgracia, figuran como responsables.

  9. Estimada Ana, por todos los motivos que tan razonablemente nos expone en su comentario es por lo que no debemos abandonar nuestras formas. Ellos harán el ridículo y nosotros los debemos señalar como indignos representates de nuestras instituciones. No dan valor a las formas por su ignorancia y su desprecio a las tradiciones y a nuestra cultura.
    Gracias por su comentario.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

  10. Estimado Juan de Dios yo también me sumo a tu denuncia.
    ¡Qué panorama! Desgraciadamente yo voy más allá, nuestros políticos son ignorantes y oportunista respecto al fondo y tremendamente patéticos, incultos e hipócritas respecto a las formas.
    Desgraciadamente con tal de consensuar, durante años se les ha consentido todo. Ahora a ver quien educa al malcriado.
    Un abrazo y enhorabuena otra vez por tus acertados comentarios.
    Belén Gutiérrez

  11. Estimada Belén, creo que acabas de poner el punto sobre la i. Quién y cómo deshará todos los errores y cuánto costará en tiempo, dinero y credibilidad institucional.
    Un millón de gracias por tu comentario.
    Saludos cordiales.
    JDD Orozco.

  12. Querido y estimado Juan de Dios,tu «Yo acuso» me vino como anillo al dedo para reivindicar respeto a mi persona y profesión,lo he compartido pero tengo la sensación que todo va a seguir igual,al menos di también el puñetazo en la mesa.Un abrazo y gracias.

  13. Estimado Jusn de Dios, yo también acuso ! Es indignante y vergonzoso ver en que se estan convirtiendo nuestras tradiciones, nuestros simbolos y nuestras costumbres, vivo en Barcelona y soy profesora de protocolo oficial, imagínate lo difícil que me lo ponen pero no conseguirán ni callarme ni que deje de enseñar con responsabilidad.
    Es muy triste vivir lo que estamos viendo cada día con unos niñatos maleducados e irrespetuosos que sin tener ningún tipo de preparación se encuentran con poder y lo utilizan a su libre elección sin pensar un solo momento que DEBEN DAR EJEMPLO ! un país sin ideales, sin respeto y sin valores, es un país pobre, muy pobre. Tanto los políticos como los profesionales del protocolo debemos ser VALIENTES, dar la cara, no consentir y dar un puñetazo en la mesa.
    Te felicito por tu artículo, fantástico !!!
    Un saludo afectuoso

  14. Apreciada Lola, gracias por tu comentario y por seguirme. Es importante para mi que profesionales del protocolo y, en particular, docentes se reafirmen en la necesidad de defenderlo. Es especialmente significativo posicionarse a favor cuando, incluso desde dentro de la profesión, comenzamos a ponernos zancadillas.
    Te mando un afectuoso y sincero abrazo.
    JDD Orozco.

  15. Me acaban de pasar el enlace a u artículo. TOTALMENTE DE ACUERDO. Felicitaciones por tu ecuanimidad y buen juicio. Ya está bien de confundir cultura, educación, historia, tradición con otras cosas que no vienen a cuento.
    Un saludo.

  16. Estimada Pilar, me alegra saber que estás de acuerdo conmigo. Es de esperar que alguien más levante la voz en favor del protocolo y no en su contra.
    Gracias por tu comentario y saludos cordiales.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.