El protocolo del «besamano»

¡Ay madre! Qué lío tienen algunos con esto del besamano -otros especialistas interestelares le llaman «pasamano», como si del apoyo para subir escaleras se tratase- que supuestamente debían pasar  los invitados a la cena que Mario Vargas ofreció para celebrar su 80 cumpleaños.

Al decir besamano parecería que se tratara de ejecutar una serie de movimientos sumisos. Nunca los ví así y, en el siglo XXI, no debiera entenderse como gestos de sometimiento a las personas que nos reciben. Muy al contrario, los anfitriones están obligados a recibir a sus invitados y ambos debieran actuar con modales adaptados a las exigencias de etiqueta que el lugar y las personas presentes merecen. Esto es, el besamano no es más que un saludo entre personas -invitados y anfitriones- que se demuestran respeto públicamente. No es necesario que unos y otros sean amigos. Sí es necesario el mutuo respeto explicitado por el gesto de estrechar la mano -entre caballeros y entre damas- u ofrecer un gesto de elegancia en el que el caballero lleva la mano de la señora a la boca sin llegar a besarla. No se besa-la-mano de nadie. En todo caso se ejecuta un gesto parecido. De ese gesto viene aquel sustantivo: el besamano. Y ese movimiento -el de besar la mano- puede ejecutarlo tanto el anfitrión como el invitado a las señoras. A quienes sí se besa la mano es a las imágenes que representan a la Madre de Dios, la Virgen María.

En los besamanos con presencia de una reina, las damas ejecutan una reverencia o plongeon. Hay muchas leyendas urbanas -a mi parecer sin razón-  que afirman que la pierna derecha sólo se lleva atrás ante Dios y la izquierda ante el Rey. Digo sin razón porque después de ver miles de reverencias, solo unas pocas llevaron simultáneamente la mano derecha y la pierna derecha adelante. Lo antinatural de este movimiento hizo que, en muchos casos, la señora que pretendía ejecutarlo se desequilibrara y, en algunos casos, lo pasara muy mal. Lo normal es tender la mano derecha para el saludo y mantener la pierna izquierda adelantada para hacerlo de forma natural y equilibrada.

De todas formas, cuando quiero ampliar conocimientos sobre protocolo, recurro a mi oráculo particular -mi amigo Juan de Sevilla- que me dijo: «Güandedió: a mi no me ze hocurre vezarle la mano a la Reyna. ¿Tu zabez la cosas que tiene que tené pegá shiquiyo? Uno le besa la mano con vigote; otro que satomao un fanta; otro rezfriao con moco; otro una serbesita…….despué de tanto veso, eza mué tiene que pazar por lo meno dos zemanas en cuarentena. Ozú que fatiga miarma!»  Yo, que he tenido la suerte de contemplar o acudir a varias decenas de «momentos besamano» de los Reyes de España, le respondí: Algunos no la besan porque, entendiendo mal el gesto, prefieren no parecer sumisos; estos son los ignorantes. Otros no la besan porque simplemente no saben hacerlo; estos son los correctos. Otros solo dan la mano en señal de igualdad; estos son los que quieren parecer pero no pueden ser. Algunos hacen el gesto sin llegar a besar la mano; son los respetuosos. Otros tantos besan la mano y añaden «a sus pies»; estos son los aduladores y trepas. Quizá me falten algunos que, simplemente, pasan desapercibidos. Ellos lo hacen todo -incluso el gesto de besar la mano sin besarla-  con la intención de no llamar la atención más que por su discreción. Esos, amigo Juan de Sevilla, son los de protocolo. Entre estos me quiero incluir.

© Juan de Dios Orozco López

 

También te puede interesar.....

6 comentarios

  1. Maestro: Que necesario era su opinión y comentario sobre el famoso «besamano». Excelente y con esa sutil ironia que apreciamos tanto….
    Aquellos de «yo-paso-del-protocolo» y «mucho-menos-voy-a-hacer-un-besamano» deberían aprender, lo mismo que a hacer una reverencia o plongeon.
    He tenido que aguantar y soportar comentarios muy desagradables por saludar correctamente a SS.MM…y anteriormente cuando eran Principes de Asturias.

  2. Hola Juan de Dios, recuerdo mi primera felicitación navideña y vino ofrecida por SS.MM. hará ya 16 añitos, donde los compañeros más antiguos me decian que nada de agachar la cabeza ni postureos, que para una foto q iba a tener con ellos que saliese en buenas condiciones,… dónde estará esa foto

  3. Estimado César, no hay nada escrito y la Casa de S.M El rey no exige ningún tipo de saludo en especial. Creo que, siendo importante la forma de ejecución, lo realmente importante es el respeto.
    Gracias por el comentario y un afectuoso saludo.
    JDD Orozco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.