¿Por quién doblan las campanas?

Vuelvo a escribir sobre luto. Luto oficial, sí.  Algunos me tacharan de frívolo pero cuando escribo de esto es que he visto quién ha actuado de manera precipitada, a tontas, a ciegas…..o mal asesorado…..o con otros intereses que yo no voy a analizar. Lo anterior queda corroborado por muchos de los más de 150 expertos en protocolo que ayer mantuvimos una videoconferencia para analizar el asunto del luto por los fallecidos por el coronavirus.

Este artículo lo escribí en la mañana del 31 de marzo de 2020, antes de la videoconferencia a que hago referencia más arriba, y lo finalizo hoy -01.04.2020- con algunas de las apreciaciones que ofrecí en la misma.

Abordar -otra vez- este tema me produce cansancio pero es necesario que quien toma este tipo de decisiones -la de decretar Luto Oficial en el ámbito de cualquier administración-  no lo haga únicamente con el respaldo precipitado de los sentimientos sino que adopte medidas en tiempo, fondo y forma avaladas por la razón, la ley y los usos y costumbres. En este sentido, es muy importante destacar también la importancia que tiene para un dirigente saber rodearse de personas con suficiente cultura y experiencia en el mundo del protocolo. Cultura y experiencia, las dos cosas. Para asesorar hacen falta las dos componentes. De lo contrario, quien asesora se convierte en un lastre para la toma de decisiones acertadas y nutritivas. Sin embargo, no es menos cierto que, aun cuando los expertos de protocolo asesoran en un sentido y con acierto, los dirigentes toman el sentido opuesto. En cualquier caso, no importa tanto el porqué del Luto oficial y sí el cómo, el cuando y las consecuencias del mismo. En este punto creo que es necesario diferenciar las manifestaciones solidarias de dolor y el hecho de declarar Luto oficial. Las primeras se pueden llevar acabo en cualquier momento, el Luto oficial es un caso muy diferente que merece un tratamiento donde la razón, el interés de todos y la Ley supere a cualquier condicionante.

Esquemáticamente expongo mi parecer sobre el fondo y la forma del Luto oficial, alejado del parecer ideológico -que no es asunto de mi interés- así:

  • La declaración de Luto oficial decretado por la Comunidad Autónoma de Madrid ha provocado una cascada de adhesiones de dirigentes de su mismo partido. La posición adoptada por los dirigentes de otros partidos es la de no declararlo, con lo que el hecho inicial podría haber abierto o ampliado la brecha que separa a los partidos políticos en lugar de reducirla. Esto no es lo que necesitamos en este momento. Todo el esfuerzo de la nación debería estar centrado en vencer el COVID-19. 
  • Nunca un Luto oficial se decreta en relación con el pesar de lo que pasará en el futuro. Nadie guarda luto por el futuro fallecimiento de su padre. El luto se guarda cuando los hechos son consumados, las personas han fallecido y el dolor, estando presente, parece no crecer al haber desaparecido o disminuido sensiblemente los hechos que lo provocan. En este sentido decretar luto oficial sobre hechos futuros -aún a sabiendas que se producirán-  es absurdo. El luto decretado hoy afecta a lo acontecido antes de hoy y nunca a lo que acontezca a partir de hoy.
  • El luto no pude ser indefinido. Debe tener un principio y un final y su duración debe estar definida conforme a la intensidad y la naturaleza de los hechos que provocan la declaración del Luto oficial.
  • Lo lógico es que las instituciones de rango inferior esperen al Decreto de las entidades de rango superior. De lo contrario podrían verse obligadas a pasar dos y hasta tres lutos por la misma razón. Más aún la pandemia es un hecho que afecta a la nación entera. El hecho de que una institución oficial declare el luto antes de que lo haga la que le precede por rango, lleva a la conclusión de que ésta es menos sensible al pesar general que la que declaró el luto en primer lugar.
  • El luto oficial no debería limitarse al izado a media asta de las banderas o la colocación de crespones más o menos acertadamente.  Las muestras de dolor tienen que traducirse en gestos más contundentes que muestren el verdadero sentir de quien decreta y asume el luto oficial.
  • Por último, refiriéndome a las formas, es necesario recordar que sobre el paño de una bandera no se debe coser o atar crespones o cualquier otro trapo. El crespón debe colocarse solo en las banderas de enastar -las de interior- y en la base de la moharra a modo de corbata.

  • En las de exterior -banderas de endrizar- no se colocan crespones por tradición, respeto y porque es una muestra de mal gusto. Si el luto es nacional, todas las banderas deben ponerse a media asta. Si es de la Comunidad autónoma se colocan a media asta las banderas de la comunidad y la de las localidades y diputaciones. En este caso, la bandera de la nación no se arría sino que se pliega sobre el mástil para evitar su ondeo. Si el luto es local la bandera de la localidad se coloca a media asta y el resto de las de superior rango se pliegan sobre el mástil izadas o se pueden llegar a retirar completamente.

Termino haciendo mío el fragmento del poema «Las campanas doblan por ti», de John Donne.

Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Hoy no firmaré lo que he escrito aquí porque creo que en el contenido se encuentra gran parte del sentimiento general de los que nos dedicamos al protocolo.

También te puede interesar.....

4 comentarios

  1. Muy de acuerdo con su análisis. Considero que ya no veríamos estas «faltas al protocolo» si éste fuera dotado de poder sancionatorio para quien pase por alto las normas.
    De esta forma, siempre tendríamos las consultas respectivas y evitaríamos muchos errores.

  2. Buenos días, Juan de Dios:

    Quisiera expresarte mi agradecimiento por este post, el cual me ha hecho sentir gran alivio tras haberme solicitado la alcaldía de mi Ayuntamiento hace unos días un informe motivado por la petición realizada un grupo político para que (transcribo literalmente lo que se pedía) “se declare luto oficial en la Ciudad durante el estado de alarma en señal de duelo y homenaje a las víctimas del Covid 19, y como señal de apoyo a las familias que lo están sufriendo. Para ello interesamos se acuerde que las banderas de los organismos oficiales dependientes de este Ayuntamiento ondeen a media asta en recuerdo a los 7.340 fallecidos por el Covid19”. En el escrito no constaba fecha de inicio ni finalización, y llega en un momento en el que ni el Gobierno Central ni la Junta de Andalucía haya decretado nada, ni que haya fallecido nadie en esta localidad por COVID-19… Es decir, que había que hacerlo simplemente porque «otros» ayuntamientos sí lo han hecho.

    En respuesta a la providencia que al respecto recibí de Alcaldía, redacté un informe en la línea de que nuestro vigente Reglamento Municipal de Honores y Distinciones establece que la declaración de luto oficial se debe decretar «en los supuestos de fallecimiento de personas relevantes para el municipio o de siniestros de los que se deriven consecuencias graves para el mismo». Todo ello, sin ni siquiera entrar en mi informe en cuanto a las competencias que tenemos como ayuntamiento sobre las banderas nacional o autonómica, ni en otros detalles, por parecerme cuestiones que consideraba obvias.

    El resultado, no ha sido otro que críticas en las redes sociales de este partido y comentarios públicos sobre lo poco solidario que es este Ayuntamiento y el equipo que lo gobierna, entre otras lindezas. Como puedes imaginar, como un simple profesional que me considero, esto no me ha sentado nada bien, pero supongo que forma parte del juego político en el que cada dos por tres nos vemos metidos sin comerlo ni beberlo.

    Te pongo el enlace a continuación, por si quieres echarle un vistazo:
    https://bit.ly/2xWnzEA

    Por último, quisiera recordar que una vez dedicaste un post a los que nos dedicamos al protocolo “a ras del suelo”, y quisiera decirte que aún en la distancia y con el mayor respeto del mundo, sigo aprendiendo muchas cosas de ti, y no sabes lo importante que es para los que trabajamos en pueblos o pequeñas ciudades tener referentes como tú, y en casos como este, no te puedes hacer una idea de lo reconfortante que es ver el trabajo que hacemos respaldado por profesionales de tu talla.

    Muchas gracias de nuevo por todo y un abrazo muy fuerte.

  3. Juan no puedo estar más de acuerdo con tu artículo. Te felicito por él. El intrusismo hace mucho daño a la profesión, así como aquellos que creen que este trabajo consiste en halagar a sus jefes hasta el ridículo; políticos muchas veces ignorantes, protocolariamente hablando. Es absolutamente necesaria una regulación a la que atenerse. Y esa han de hacerla quiénes tantas veces «pasan» de los profesionales. ¡¡¡ ÁNIMO !!!

    Priscila Garrosa García
    Experta en Protocolo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.