Sordo y ciego a la inteligencia emocional…..protocolaria.

Daniel Goleman fue el primero en presentar el término «inteligencia emocional». Según este autor los líderes necesitan disponer, además de las cualidades tradicionalmente asociadas al liderazgo – inteligencia, firmeza, determinación y visión- otras como la autorregulación, la motivación, la empatía y las habilidades sociales (*) que el denomina inteligencia emocional y que yo creo que tienen que ver con los modales y la forma en que los demás perciben la actitud pública de dirigentes. Me he preguntado mil veces qué cualidades son necesarias para ser un líder ya sea político, empresarial o social y observo que las afirmaciones de Goleman son ciertas en todos los casos y que muy pocos son los llamados líderes que disponen de ellas. Cuando un líder viene a disponer de esas capacidades de liderazgo tradicionales y añade inteligencia emocional, modales y cortesía, se convierte en carismático y entonces se puede decir de el que tiene […]

Seguir leyendo

Pepinos, branding y la «Bibora mala nécora».

La reputación de una marca se mide, entre otros parámetros, por su capacidad de soslayar momentos de crisis. Así, se podría afirmar que la reputación de una marca personal, institucional, de país o personal es directamente proporcional a la profundidad de la huella que produce en los públicos objetivo. Si una huella es poco profunda y se diseña y construye sobre arena de playa, tan pronto como llegue una ola o se produzca viento de levante, desaparece y con la huella desaparece también la marca.  Sólo si la huella es honda y se realiza sobre cemento u hormigón armado permanece la marca. Restituir la reputación de marca cuando la huella ha sido creada sobre cimientos en tierras movedizas es tremendamente costoso, y lo digo en términos económicos pero también en términos de percepción y credibilidad pública. Los gestos de los políticos  ayudan al restablecimiento de la confianza y a generar sinergias que apuntalan las marcas. Sin embargo los gestos no son […]

Seguir leyendo

Viva la diferencia.

Llega a mis manos una fotografía de elmundo.es en la que el Presidente Alemán se está descalzando para pasar a visitar el mausoleo de Mahatma Ghandi, considerado un lugar de culto para los Indios…….de la India no Sioux o Apaches. No hace falta que la describa pero debo reconocer que se pueden observar muchos detalles de la buena organización protocolaria. En esta ocasión, la organización sí ha funcionado: espacio donde sentarse, calcetines sin agujeros, calzadores ………..pensaréis que estoy loco por lo obvio que resulta todo. Sin embargo, hace unos años, Paul Wolfowitz, Presidente del Banco Mundial se presentó a visitar una mezquita en Turquía con dos «tomates» en sus calcetines provocando un titular en ABC que rezaba: «Los fabricantes de calcetines turcos regalan una docena a Paul Wolfowitz». La fotografía dió la vuelta al mundo criticando la actuación del Presidente. Yo creo culpable, además, a sus asesores que permitieron obtener la fotografía. A […]

Seguir leyendo