A propósito de la indumentaria y el protocolo.

Hay muchas formas de insultar sin decir palabra alguna. Un gesto puede provocar indignación, malestar, incomodidad y tantos otros sentimientos en quien sea o se sienta destinatario del mensaje. Lo he escrito aquí multitud de veces y lo he dicho en decenas de lugares, en vivo y en directo. Hasta aquí no hay nada de particular. Pero esta semana he encontrado un ejemplo casi paradigmático de lo anterior, de cómo provocar malestar. En la siguiente galería de fotografías puedes comparar los gestos y la indumentaria que de forma singular utiliza este necio* actor ganador de un Oscar. Las imágenes dan fe de su «saber ser&estar» con unos y otros, según convenga. Pincha sobre una y podrás ver todo la galería y los comentarios. Para recibir un premio de manos de S.M. La Reina en una ceremonia en la que se exige etiqueta, este individuo se presenta como si de una […]

Seguir leyendo