La imcompatibilidad del té y el protocolo.

Me puedo meter en un jardín del que me resulte difícil salir. Aún así -perdida la vergüenza y el miedo al qué dirán- voy a escribir sobre la relación de mutua-necesidad-amor-odio que tenemos los que nos dedicamos a la organización de actos y los periodistas. Estos necesitan de nuestra aprobación para colocarse en los sitios donde tirar las mejores fotografías, acceder a espacios «reservados» y presenciar momentos que les permita hacer su trabajo de forma genuina. Nosotros los necesitamos a ellos por aquello de que si «no hay foto no hay acto». El problema surge cuando permitimos que la prensa esté presente en lugares que van más allá de lo que conviene al organizador. Me refiero a que dejando que la prensa campe a sus anchas por cualquier espacio y participe, aunque sea de forma pasiva, en conversaciones muy privadas, la ayuda que necesitamos de ellos se torne en perjuicio […]

Seguir leyendo

Una burda copia de imagen.

El contrato de Pedro Sánchez es una mala copia del ya firmado de

Lo decía un profesor mío, hace años, cuando asistí a un curso de Gestión de Crisis y Prevención de conflictos en la Escuela Diplomática. El había participado en el grupo de diplomáticos españoles que negoció la entrada de España en la antigua Comunidad Económica Europea. «Nada de innovar al principio. Copiad. Hay que copiar lo que a otros les ha funcionado. Cuando domines la situación -sólo entonces- da el paso e introduce nuevas ideas. Entonces llega la innovación que, en la mayoría de los casos, es una copia mejorada de lo que otros inventaron. A partir de ahí, se puede ser creativo» Lamento no recordar el nombre del autor de tan sabia aseveración. No se refería, naturalmente, a hacerse con la propiedad intelectual de lo que otro creó -circunstancia ésta muy de moda nuestros días-, sino a recoger y utilizar con honestidad lo que ya está bien hecho para darle […]

Seguir leyendo

Jóvenes emergentes en comunicación política.

Detrás de cada gran hombre hay una gran mujer y detrás de cada político de éxito  hay, en la actualidad, tres o cuatro cabezas que le ayudan a sacar sus ideas adelante y ganar adeptos. Es cierto que los políticos emergentes y los que ya se les ha visto «el plumero» – emergidos-  no podrían acumular éxito o notoriedad sin tener un gran equipo que cuide de su imagen omnidireccionalmente. Para Barack Obama fue decisiva -y aún lo es- la ayuda del joven asesor y speech writer Jon Favreau. Ahora ha sido David Cameron el que ha hecho lo propio con Samuel Coates, quien le escribe sus discursos y le asesora en comunicación e imagen. Estos jóvenes asesores dominan las nuevas tecnologías de la comunicación y las utilizan de manera brillante en favor de sus asesorados. El valor de la web 2.0 es innegable, según Coates, para todo. Como ejemplo, […]

Seguir leyendo

La imaginación al poder.

Este uno de los principales lemas -quizá «El lema»- del mayo del 68 francés. Y éste -o uno muy parecido a éste-  debe ser el de los creativos de la campaña de David Cameron, el líder conservador británico. Como siempre, los asesores de imagen se empeñan y devanan los sesos intentando atraer a públicos y votantes con la creación de campañas creativas e innovadoras. Como siempre, yo intento «leer en las fotos» cuyos mensajes son perfectamente determinados por los que saben de ello y se lo cuentan a los políticos.El político que crea y se rodee de un buen equipo creativo tiene mucho campo ganado. El que no crea en «el poder de la sonrisa profidén» más vale que se busque otra ocupación. Aquello del programa es muy importante pero sin formas y sin imagen, no hay fondo. Me acabo de topar con esta foto de Cameron que evoca un […]

Seguir leyendo

Ni tanto, ni tan calvo.

La elección de la indumentaria depende, en gran medida, de tres factores: el lugar donde se desarrolla la actividad profesional o institucional, las personas con las que se interactúa y la tarea que se va a realizar. Está claro, también, que en determinados lugares se debe extremar las normas de cortesía y de conducta en tanto que lo que en ellos se debate o negocia es de gran importancia y trascendencia. Hablo, por ejemplo,  del Congreso de los Diputados en el que, además de entrar en el hemiciclo sin corbata, algunos diputados se permiten introducir latas de refresco en clara actitud de desprecio por lo que el lugar y las personas que lo habitan representan. Espero que D. José Bono no permita comer pipas, llevarse bocatas de «pringá» o pinchos de tortilla al escaño. Según el confidencial digital, el Presidente del Congreso está seriamente preocupado por el desprestigio que está […]

Seguir leyendo