Machista no, soy E-DU-CA-DO.

Usted primero

He tenido que dar explicaciones. Me enseñaron desde pequeño que había que ayudar a quien lo necesitaba, ceder el asiento a los ancianos, levantarse de la mesa si se acercaba un mayor o franquear el paso a quienes debiera respeto. Nada tenía que ver el género en esto de ser educado. Esta mañana me ha ocurrido que, dejando pasar por una puerta en primer lugar a una señora -de menor edad que yo, con menos responsabilidad de la que tengo yo y, quizá también, con menos educación que yo- me ha preguntado por mi gesto, enarcando las cejas y frunciendo el ceño. Se lo he explicado: «Porque soy una persona educada. Así me lo enseñaron mis padres». Con una media sonrisa me ha contestado: eso es machismo. Siempre he recomendado a quienes han asistido a mis charlas y conferencias que cuando cabe la duda de que un gesto pueda ser […]

Seguir leyendo