De botellón donde reside la Soberanía.

No puedo y no debo hablar de política en este blog. No está para ello. Pero como conocedor y amante de la urbanidad y de las buenas maneras, nadie me puede quitar el derecho a protestar y a levantar la voz -nunca más de lo necesario- contra la bravuconearía, la falta de ejemplaridad y la escasa responsabilidad de quienes deben ser el ejemplo y bandera del respeto y la convivencia ciudadana. He sido testigo con inmensa tristeza -y no con menos rabia-  del vergonzoso espectáculo que han dado nuestros políticos, una vez más, en el lugar donde la observancia de las normas legales -y las que los usos sociales nos conceden- deberían ser el modelo a seguir por todos los españoles. Un modelo del que deberíamos sentirnos orgullosos y no avergonzados. No es solo que los más altos representantes se salten sin consecuencias legales el Real Decreto 707/1979, de 5 de […]

Seguir leyendo

Prometo acatar la Constitución… ¡por la gloria de mi madre!

En algún post he escrito – no se dónde lo leí- que una sociedad es tanto más avanzada cuanta más capacidad tiene de elaborar normas, asumirlas como positivas para la convivencia y, desde luego, acatarlas en su totalidad. Esto en España no funciona. Las normas y el protocolo están para saltárselas…¡ y mejor por acción que por omisión!. Me refiero a las variopintas y variadas fórmulas de juramento o promesa que fueron utilizadas ayer por diferentes Diputados en el Congreso. Hay muchas formas de llamar la atención y de provocar titulares pero en España somos singulares para ello. Nuestros políticos – la verdad es que sólo unos pocos necesitan arrancar titulares de esta forma- no tienen otra forma de hacerse ver. El hecho de imitar a la Presidenta Argentina Kirchner -introduciendo tonterías en una fórmula tan seria y trascendente como la de jurar o prometer un cargo electo- los califica por sí solos. Parte de la idiosincrasia política […]

Seguir leyendo

Ni tanto, ni tan calvo.

La elección de la indumentaria depende, en gran medida, de tres factores: el lugar donde se desarrolla la actividad profesional o institucional, las personas con las que se interactúa y la tarea que se va a realizar. Está claro, también, que en determinados lugares se debe extremar las normas de cortesía y de conducta en tanto que lo que en ellos se debate o negocia es de gran importancia y trascendencia. Hablo, por ejemplo,  del Congreso de los Diputados en el que, además de entrar en el hemiciclo sin corbata, algunos diputados se permiten introducir latas de refresco en clara actitud de desprecio por lo que el lugar y las personas que lo habitan representan. Espero que D. José Bono no permita comer pipas, llevarse bocatas de «pringá» o pinchos de tortilla al escaño. Según el confidencial digital, el Presidente del Congreso está seriamente preocupado por el desprestigio que está […]

Seguir leyendo

Bono y el Decoro en El Congreso.

Tal y cómo comenté en mi artículo “Bono y el Mensaje de la corbata”  la elección de una indumentaria responde a dos criterios básicos: el lugar dónde se realiza la actividad y el público objetivo. Lo que nos ocupa hoy vuelve a traer, a la primera línea de crítica, al Presidente del Congreso de Los Diputados, D. José Bono. Lo que ocurre es que, al parecer, se ha dado orden verbal al Portero Mayor del Congreso de no dejar pasar a nadie con “indumentaria indecorosa”.   En tiempo de Bush se prohibió la falta de decoro en la Casa Blanca mediante carteles  que indicaban “No flip flops”: prohibidas las chanclas.   Como siempre, ya se han alzado voces en los foros de opinión que se preguntan cuál ha sido la razón de esa orden no escrita. ¿Podría ser una estrategia de comunicación?. Pues podría. Es conocido el tópico: “Que se […]

Seguir leyendo