Una intervención quirúrgica de éxito para un problema Real.

Esta claro que el Palacio de la Zarzuela no podía dejar pasar el tiempo sin intentar dar solución al desafortunado incidente de la Misa de Pascua que en tan mal lugar ha dejado a La Reina Doña Letizia. Los responsables de Palacio se han enfrentado a un creciente murmullo en el que la indignación de los monárquicos y el oportunismo republicano han sumado -de forma inauidita- contra de la Reina. La crisis que de forma rotunda se ha desatado, no debía ir a más y la oportunidad para disminuir el impacto negativo de un gesto terriblemente desafortunado, ha aparecido con la operación de D. Juan Carlos. Ha sido la solución inmediata para comenzar una campaña de imagen que durará mucho tiempo y que cicatrizará las heridas en la opinión pública pero no eliminará las marcas. Se sabía que D. Juan Carlos debía operarse pero no cuando. Este hecho ha sido […]

Seguir leyendo