Que venga alguien de protocolo….

No era para darle palmaditas en la espalda, no. «El pequeño Nicolás» quería que viniese alguien de protocolo para que le franqueara el paso a la Fiesta del 2 de Mayo…y pedirle responsabilidades. Ja,ja.  Pensaba que, gritando, los de protocolo le iban a abrir las puertas de la sede del Gobierno de Madrid para que el pudiera disfrutar de la compañía de los altos cargos entre los que antes se movía como pez en el agua y ahora le dan la espalda con extrema desidia. Ya no tiene amigos que bailen a su ritmo, ni escoltas, ni coches de representación, pero sigue llamando a los de protocolo como si nosotros tuviésemos la solución a su más que reprochable actitud. Afortunadamente allí estaba la Guardia Civil, garante de la seguridad, que exigió respeto a la presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid a la que llegó, al parecer,  a insultar. Siempre hay algo de verdad en […]

Seguir leyendo

Sobriedad y protocolo.

Una presidencia que parece una grada del Santiago Bernabéu. Foto: Ernesto Agudo

Ya sabes de mi obsesión por la imagen que queda de un acto. En numerosas ocasiones has leído aquí que no vale cualquier lugar, que no vale cualquier caso y que hacer protocolo de forma eficaz es sumar multitud de pequeños detalles. De un acto institucional -que a veces es interminable- quedan las fotografías y los vídeos que vemos en prensa y televisión. Si no se ha cuidado lo que en los medios de comunicación social quedará guardado para la eternidad, difícilmente alcanzaremos los objetivos que nos marcamos cuando confeccionamos el discurso protocolario.  Hacer protocolo es sumar pequeños elementos que siempre deben estar alineados en un mismo sentido. Cualquier deslocalización de un solo elemento lleva inexorablemente a que todo lo que se haya llevado a cabo antes y lo que se ejecute después esté, cuando menos, afectado o distorsionado por ese pequeño descontrol. En relación con lo anterior he seleccionado […]

Seguir leyendo

Una imagen pública llena de pelos.

Mi amigo Luís Díaz Meco llamaba mi atención sobre  las fotografías en las que Ana Botella, alcaldesa de Madrid, aparece de madrugada supervisando las labores de limpieza con las que finaliza la huelga. La presencia de la Alcaldesa no solo no está fuera de lugar sino que es casi obligatoria por cuanto con ella se pone de manifiesto que una responsable institucional siempre está en primera linea de lo que acontece. Es su obligación estar «a las duras y a las maduras» Nada que reprochar -por mucho que algunos afirmen lo contrario- a la actitud de Ana Botella y al hecho de presentarse de madrugada para supervisar con su presencia las labores «del desescombro» madrileño. Como siempre nos enfrentamos a los problemas de fondo – resueltos, al parecer, satisfactoriamente- y a la forma con que se acometen dichos problemas que hacen incoherente la intención comunicativa de dar por finalizados los […]

Seguir leyendo

Yo no estuve allí.

Antes de comenzar debo advertirte que este post no tiene nada que ver con el protocolo, aunque sí que se refiere a las formas en que unos y «los otros» han trasladado su particular visión de  la JMJ. Yo me considero del grupo de los unos. No tiene nada que ver con la imagen, aunque algunas de las que verás valen más que un millón de palabras. Tampoco tiene que ver el artículo con la comunicación aunque todo lo vivido en la JMJ ha sido traslado y comunicado a todo el globo terráqueo. Lo que leas tiene poco de protocolo, imagen y comunicación y mucho de vivencias personales. Me atrevo a afirmar que no tiene nada con la religión. Me limito a explicar lo visto, lo vivido, lo experimentado y algún que otro dato. Toda una grata y enriquecedora experiencia personal y, por qué no decirlo, profesional. Yo iba  a […]

Seguir leyendo

La mala educación y la política.

Como en anteriores ocasiones he comentado, una de las características de la mala educación es expresar, en todo momento y ante cualquier persona, lo que uno piensa sin tener en cuenta si nuestras palabras insultan a los presentes. Pero el colmo de la mala educación es manifestar público menosprecio a los que nos acompañan, muy especialmente si ese desprecio manifiesto se produce en la casa a la que acudimos como invitados y el “insulto” se refiere directamente a nuestros anfitriones. Por poner un ejemplo: Imagina que invitas a una persona a tu casa, le ofreces toda clase de atenciones y, de pronto, tu invitado se levanta y dice en voz alta al resto de los invitados que otro amigo de ambos tiene mejor vino y es más divertido de lo que tu jamás pudieras llegar ni a soñar. Esto es lo que le ha ocurrido con Jaime Lissabetsky y su anuncio de […]

Seguir leyendo

Taxistas, turistas y norma endurecida.

El Ayuntamiento de Madrid va a cambiar y a endurecer las normas referidas a la indumentaria que utilizan los taxistas. Ya no podrán vestir ni pantalón corto, ni chanclas ni camisa de manga corta.  Es parte de un paquete que pretende ofrecer una mejor calidad en el servicio a los ciudadanos, no ya los que viven en Madrid, sino a los visitantes. Vengo sosteniendo desde hace tiempo que la elección de una correcta indumentaria genera confianza en los demás y estos hechos lo corroboran. Algunas de las medidas están siendo dadas a conocer con cuenta gotas ante el temor, creo yo, de que los taxistas se enfaden. Es la vieja, y no por ello menos vigente, estrategía de lanzar sondas y esperar reacciones. Durante el verano se produjo, también, una polémica en Barcelona por el descontento de hoteleros y restauradores que se quejaban porque la gente paseaba por las calles […]

Seguir leyendo