Host & hospitality.

Es que suena mejor en inglés y así consigo que los manager más cool lean mi artículo. Es lo que tienen las técnicas de marketing y storytelling para conseguir más engagement del guest que necesita de una experience con otro level. En fin, todo se reduce a que un buen anfitrión está obligado a ofrecer comodidades a su huésped. Esta podría ser la frase mágica que rige las relaciones entre quien invita y quien es invitado, entre quien recibe y es recibido. Pero, claro está, no todo el mundo sabe ser un buen anfitrión y, desde luego, muchos hoteles no tienen esa cultura o la han olvidado.  El significado de hacer sentir cómodos a los demás va más allá de ofrecer una buena comida en unas excelentes instalaciones e incluye aspectos de relación personal que comienzan mucho antes del inicio del encuentro en el que el anfitrión recibe a sus invitados, […]

Seguir leyendo

¿Quién contrata a un mayordomo?

A diario debo explicar qué es y qué hace un mayordomo en el s.XXI. Debo explicarlo incluso a quienes quieren contratar a uno.  Desde mi modesto punto de vista, existen tres tipos de personas a las que un mayordomo puede atender. A saber: Personas históricamente ricas (pero ya no lo son). Solo quieren mantener un mayordomo como símbolo de un estatus social del que años atrás disfrutaron y en el que hoy no pueden sostenerse. Quieren a personas sumisas, las pagan mal -cuando las pagan- y su trato es despótico. De distinguen porque son ellas las que te llaman directamente y te dicen, como fórmula magistral, cuáles son sus apellidos y dónde viven. Lo hacen para que sepas que son de la alta burguesía, aristocracia o nobleza (venida a menos) y que viven en lugares solo reservados a los poderosos (y en los que ellos sobreviven a duras penas). Les […]

Seguir leyendo

Mayordomos para el s XXI. ¡Viva la diferencia!

¿Para qué sirve un mayordomo en s. XXI? Me lo preguntan en la radio, en la televisión, en los periódicos y en muchísimos sitios. Incluso se interesan algunas personas que se sienten atraídas solo por el salario que se puede llegar a percibir. Para despejar todas las dudas y dejar muy claro que en el s. XXI un mayordomo no es un sirviente al modo de Downton Abbey, no limpia la plata y no es un camarero distinguido, escribo este artículo que tiene fundamentalmente una finalidad divulgativa. Mi visión -afortunadamente para mi, para quienes siguen nuestra formación en iBS y para nuestros clientes- es la de un mayordomo que dispone de habilidades y destrezas multidisciplinares sustentadas en una solida formación que proporciona un programa formativo diseñado y cuidado al detalle y una exquisita selección de quienes siguen nuestros programas. Dos aspectos fundamentales nos distinguen, por tanto, de otras escuelas al […]

Seguir leyendo