Retórica y discurso protocolario (y II)

En numerosas ocasiones me he referido a la elaboración del discurso protocolario que viene a fundamentarse en la configuración de los diferentes elementos de la escena, en su distribución especial y espacial, en la coherencia con lo verbalmente explicitado y en la necesidad -en muchos casos exigencia- de decir por la imagen lo que con palabras resultaría inoportuno, políticamente incorrecto o difícil de explicar. De esto último saben mucho los comunicadores políticos y empiezan a implementarlo los que gestionan la comunicación empresarial. Es cierto. Los grandes discursos, además de grandes interpretaciones, necesitan de una elaborada, meditada y cuidada puesta en escena. No me refiero a la arquitectura de interiores o a la decoración sino a la táctica protocolaria que hace saltar la chispa en el observador y viene a despertar interés por el discurso verbal, complementa su contenido y lo impulsa para hacerlo persuasivo. No vale cualquier espacio, no vale […]

Seguir leyendo