Una intervención quirúrgica de éxito para un problema Real.

Esta claro que el Palacio de la Zarzuela no podía dejar pasar el tiempo sin intentar dar solución al desafortunado incidente de la Misa de Pascua que en tan mal lugar ha dejado a La Reina Doña Letizia. Los responsables de Palacio se han enfrentado a un creciente murmullo en el que la indignación de los monárquicos y el oportunismo republicano han sumado -de forma inauidita- contra de la Reina. La crisis que de forma rotunda se ha desatado, no debía ir a más y la oportunidad para disminuir el impacto negativo de un gesto terriblemente desafortunado, ha aparecido con la operación de D. Juan Carlos. Ha sido la solución inmediata para comenzar una campaña de imagen que durará mucho tiempo y que cicatrizará las heridas en la opinión pública pero no eliminará las marcas. Se sabía que D. Juan Carlos debía operarse pero no cuando. Este hecho ha sido […]

Seguir leyendo

Doña Sofía, La Reina de España.

Siempre afirmé con rotundidad y defendí que ella ha sido la mejor Reina que jamás tuvo España, después de Isabel La Católica. Y es que su majestuosidad nunca pudo ponerse en entredicho ni cuando fue Princesa de España -en el régimen de Franco- ni durante todos y cada uno de los 39 años en los que ha sido Reina de España. No he encontrado ni un solo gesto público, ni un solo despropósito, ni una sola palabra que pudiera poner en evidencia a D. Juan Carlos o a un miembro de la Familia Real y no le falta carácter ni firmeza. Doy fe de ello. Incluso D. Juan Carlos la calificó como «una gran profesional» que supo representar su papel con una elegancia de carácter, distinción, abnegación, credibilidad y gentileza nunca vistos antes. Es una dama educada, amable, firme, desenvuelta, culta, afectuosa y exigente, cualidades de las que solo las grandes de espíritu y miras pueden alardear. No […]

Seguir leyendo

El papel de las Primeras Damas

Sarkozy se pone de puntillas para "estar a la altura" de su esposa.

La Primera Dama es la consorte del Primer Caballero de un país, es decir, la esposa – en nuestros tiempos se admite también a la pareja- del Jefe del Estado. En los países democráticos podría parecer que la/el consorte no desarrolla función alguna pero la realidad es muy diferente por la información que manejan, la cercanía al poder y la real e innegable capacidad de influenciar en sus parejas además del impulso propagandístico que proporcionan a las mismas. Su papel, desde mi punto de vista, es determinante. El término de Primera Dama aparece, por primera vez, en los EE.UU y en el caso de que la esposa del presidente haya fallecido, no se encuentre en condiciones de desarrollar su papel como anfitriona de la Casa Blanca o que el presidente sea soltero, dicho papel puede ser desarrollado por otras mujeres cercanas al Jefe de Estado y, normalmente, ligadas a el por lazos de consanguinidad. Cabe […]

Seguir leyendo