Más de lo mismo.

Me cuesta creer que no lo hacen conscientemente. Un jefe de estado que recibe a su homólogo dejando que su perro se acerque a olisquear y pose en una fotografía; una primera dama que acude a mostrar su apoyo a los damnificados en una catástrofe con unos stilettos, como si de un acto social divertido se tratara. O sus asesores son unos lerdos o ambos descuidan aspectos que afectan a la credibilidad de los más altos dignatarios. El presidente Macron, en busca de la cercanía, de la humanización de lo que representa y en un claro intento de copiar al maestro de la imagen pública – Barack Obama- ha incorporado su perro al séquito de recepción de los Jefes de Estado en visita oficial a Francia.  ¿Qué hubiera pasado si el perro comienza a ladrar o, incluso, hubiera mordido en ese momento no ya al Jefe de Estado visitante sino a cualquiera de los presentes? Qué gracioso si se hubiera […]

Seguir leyendo

Talla política y altura personal.

De todos es conocido que Nicolás Sarkozy no es un «gran hombre». Me refiero, naturalmente, a su altura, a lo que mide desde los pies (sin zapatos) hasta el último pelo de su cabeza (con tupé). Sarkozy mide 1,68 metros, así que necesita ponerse «taconazo» y alzas interiores en los zapatos para intentar alcanzar a su esposa (1,76 metros). Sirvan las siguientes fotografías para dar prueba de mis afirmaciones. Para ver los detalles, pincha sobre las fotografías. Al grano. Seguro estoy que las prácticas económicas españolas no han sido las más acertadas, pero no es menos cierto que tengo la sensación  de que este buen hombre tiene menos luces “qun carro volcao”* y carece de vergüenza hasta “papegá un zello duna peseta”*.  Y lo digo porque su argumentario para convencer al electorado se ha debido de secar. Tanto es así que tiene que recurrir al arte de la maledicencia refiriéndose a España […]

Seguir leyendo